viernes, 11 de diciembre de 2020

Folclore paleontológico italiano (14)

Heraclio Astudillo-Pombo. Universitat de Lleida

Interpretaciones, creencias, relatos legendarios y usos populares de algunos fósiles en las regiones alpinas y pre-alpinas italianas (4)

Determinadas secciones de los moldes internos y externos de ciertos bivalvos megalodóntidos, fueron los fósiles que en la antigüedad hicieron volar la imaginación de los montañeses del norte de Italia (4)

Marcas de pisadas de vaca, de buey, de asno, de caballo, de mula, de cabra, de ciervo y también de Jesús, de la Virgen y del diablo, sobre las rocas triásicas de los Alpes y Prealpes italianos (IV)

Restos fósiles de megalodóntidos triásicos, interpretaciones fabulosas y relatos legendarios, en el norte de Italia (3)

Leyendas de motivación paleontológica en la Región de Lombardía (3)

Interpretaciones fabulosas y relatos legendarios en localidades de la prov. de Como, Reg. de Lombardía (3)


La muralla de il Sasso Malascarpa, construida por el Diablo, que las brujas transformadas en cabras o cabalgando caballos salvajes o machos cabríos, usaban como trampolín para atajar camino y llegar volando hasta las montañas de los Corni di Canzo, para celebrar allí el Sabbat. Municipio de Canzo, prov. de Como (Segunda parte)


Introducción

Il Sasso Malascarpa, a primera vista y desde la distancia, se asemeja a una especie de muro construido con grandes piedras, sobre una ladera y cresta montañosa que en alguna zona parece coronado por unas figuras que asemejan corpachones de gigantes deformes que vigilan el lugar, cuando se mira de cerca, se ve que son simple bloques de piedra de formas curiosas. 

Aspecto de la zona inferior izquierda del afloramiento del estrato calizo, denominado il Sasso Malascarpa, visto por su lado meridional, yendo en dirección a las tres cimas denominadas Corni di Canzo. El conjunto rocoso, observado desde una cierta distancia, muestra su innegable semejanza con una muralla ciclópea, en ruinas. Fotografía original de Sergio Scanzioli.
Imagen: Obiettivo Orobie

Cuando alguien ha buscado algún sentido o explicación de utilidad a esta muralla, teniendo en cuenta su situación aislada y lejos de cualquier núcleo humano habitado, antiguamente o modernamente, parecería que nunca habría tenido alguna utilidad estratégica, de uso militar, pero tampoco se le ve una organización estructural que permita suponer alguna utilidad residencial. Puestos a especular fabulosamente, tal vez podría tratarse de una construcción levantada con una función puramente monumental, quizá creada para que sirviera de señal visual y recordatorio del poder de su propietario y constructor, pues dada su posición elevada, su extensión, altura y coloración grisácea de tonalidad blanquecina, su figura destaca muy claramente en el paisaje montañoso y resulta bien visible desde desde diversos lugares, bastante alejados.


Vista panorámica tomada desde las proximidades de il Sasso Malascarpa, en sentido norte. Se han señalado las principales cimas. En el lado derecho de la imagen, aparecen los tres Corni di Canzo, lugares asociados por la fantasía popular y la tradición local, con reuniones del Diablo y las brujas.
Imagen: Renato Magni: Sasso Malascarpa anello

Antiguamente, en las tradiciones populares, existieron ciertas tendencias sociales prejuiciosas, según las cuales se tendían a relacionar ciertas formas naturales del paisaje, particularmente raras, por su extraña forma, su origen desconocido y su inexplicable función, con determinados personajes míticos negativos y peligrosos, como eran los demonios, el diablo o las brujas. En este caso particular, según la opinión de algunos lingüistas, el nombre  del lugar señalaría al Diablo, los demonios o las brujas como responsables de su existencia o en relación a algunas características particulares, de este elemento singular del paisaje, como eran las raras marcas indelebles que presentaba dispersas por toda su superficie.

Una vista de la Foresta dei Corni di Canzo en la que Il Sasso Malascarpa, aparece situado casi en el centro de la imagen, como un afloramiento de roca pelada, formando parte de una pequeña cresta montañosa. Por su extraño aspecto fue considerado por la fantasía popular como un trampolín aéreo, usado por las brujas y el Diablo. Algo más lejos, y a mayor altitud, aparecen dos cimas, corresponden a il Corno di Canzo Centrale (izqda.) y il Corno di Canzo Orientale (ctro), supuestos lugares de concentración de brujas para la celebración del Sabbat.

Buscando información en Internet, se han podido hallar y recopilar una serie de relatos populares, de tipo legendario, más o menos similares entre sí, asociados a este curioso elemento geológico con aspecto de fragmento de muralla.
En la mayoría de los casos las interpretaciones populares del murallón y de las sorprendentes marcas en forma de pezuña animal, estaban sustentadas sobre una doble base argumental justificativa. Una era de tipo onomástico, se basaba en el extraño nombre del lugar o topónimo y la otra era de tipo mítico y folclórico, los causantes eran ciertos personajes maléficos y sus actividades y capacidades sobrehumanas. Esta serie de relatos populares, de tipo legendario, parecen haber servido convincentemente, durante varias generaciones anteriores para explicar el origen de este singular elemento paisajístico o/y justificar la presencia de las curiosas marcas que muestran las superficies de sus aparentes e imaginarios bloques ciclópeos, de piedra caliza.

Los grandes bloques de roca caliza que parecen constituir el imaginario muro diabólico, muestran marcas de figura extraña sobre la superficie de la piedra. Su interpretación fabulosa dio origen a leyendas protagonizadas por seres fabulosos temibles: diablos y brujas
Imagen: Un, due, trek

El primer grupo de interpretaciones y explicaciones legendarias está caracterizado por estar protagonizadas únicamente por la presencia y actividad constructora y marcadora del Diablo y sus demonios y por no hacer ninguna referencia a las brujas, ni a sus caballos trepadores, ni a sus cabras voladoras. Este tipo de interpretaciones legendarias de il Sasso Malascarpa, existente en el término de Canzo, empezó a desarrollarse al final de la entrada anterior, que también estuvo dedicada a este singular lugar, que desde hace siglos ha resultado ser un hito paisajístico emblemático, entrada que fue publicada el 20 de julio de 2020

Escultura de un demonio sosteniendo y encajando un bloque de piedra, en uno de los pilares del llamado Puente del Diablo, en Cahors (Francia). Esta figura fue hecha esculpir por el arquitecto Paul Gout que era el responsable de las obras de  restauración del puente, realizadas en 1879. Con ella se hace alusión a la antigua leyenda popular relativa a su construcción diabólica. Es una lástima que esta figura demoniaca no tenga  pies con pezuñas, sino pies de aspecto humano.
Imagen: The devil's bridge of Cahors

Existe un segundo grupo de leyendas populares inspiradas por la posible etimología de la palabra "malascarpa", por el aspecto muralliforme de las peñas de il Sasso Malascarpa y por las figuras visibles en la superficie de las rocas, imaginadas como marcas de pezuñas de seres infernales. Está formado por una serie de relatos populares de tipo etiológico o explicativo, coprotagonizados por el Diablo y por su grupo de brujas seguidoras, cabalgando sobre diversos tipos de animales salvajes o domésticos, cabalgaduras que, en realidad, eran demonios con apariencia animal, usados por las brujas como medio de transporte terrestre y aéreo, para acudir y regresar, desde sus localidades originarias, al lugar de celebracuón del sabbat o aquelarre.

En esta imagen, resulta visible en el cuarto inferior izquierdo, casi en primer término, un fragmento de il Sasso Malascarpa, con su característico aspecto de vieja muralla derruida. Por encima y por detrás, alineadas en el plano medio, se ven las tres cimas llamadas Corni di Canzo, lugares donde se decía que se reunían las brujas con el Diablo, en las noches del Sabbat. Fotografía original de Davide Pitto 
Imagen: Luoghi da sogno


Marcas dejadas por los pies de los constructores  diabólicos de il Sasso Malascarpa

Según la opinión de algunos estudiosos de las tradiciones lombardas locales y de la cultura popular del norte de Italia, supuestamente, buenos conocedores de la interpretación del significado de la etimología toponímica y del dialecto lombardo local, resultaría que la denominación italiana Sasso Malascarpa sería el resultado de una adaptación distorsionada del nombre primitivo de aquella peña, que en el dialecto lombardo se denomina: Sass de la Mascarpa
Según la opinión de estos mismos estudiosos, etimológicamente, la palabra Mascarpa derivaría del término lombardo mascha (pronunciado masca) con el significado de mancha, impronta o figura estampada, relacionado con las formas estampadas que presenta aquella peña. 

Aspecto caprino de dos de las muchas marcas, en relieve positivo, visibles en la superficie de las rocas de la base de il Sasso Malascarpa. Los dedos de la mano que aparece en la parte inferior permite hacerse una idea aproximada del tamaño de las supuestas pezuñas que habían dejado estas marcas. 


Por tanto, según esta interpretación, el nombre del elemento topográfico considerado, estaría relacionado con la presencia de las curiosas figuras que aparecen estampadas sobre la superficie de sus rocas, reconocidas como formas semejantes a pezuñas de ciertas clases de animales

Además esta idea de base filológica e iconográfica, estaría reforzada o confirmada por la existencia de varios relatos populares, de tipo legendario, protagonizados por ciertas clase de seres infernales dotados de pezuñas, es decir el Diablo o/y sus demonios, los cuales eran capaces de trepar por la superficie, casi vertical, de aquella muralla, para subir cargando sobre sus espaldas los pesados bloques de roca y luego irlos distribuyendo y colocándolos. es sus lugares correspondientes, dejando estampadas las marcas de las pezuñas de sus pies, mientras trabajaban en la construcción de aquella obra.

Como no se dispone de ilustraciones de demonios o diablos constructores, cargando piedras, relativas al Sasso Malascarpa, se ha tenido que recurrir a un caso muy distinto, pero similar en cuanto al tipo de trabajo realizado y el material utilizado. 
En esta imagen que es un detalle ilustrativo existente en una de las 4 hojas que componen un gran mapa de Suiza, ilustrado con diferentes escenas referentes a sucesos históricos y hechos legendarios que se titula Nova Helvetiae Tabula Geographica, que fue diseñado por Johann Jakob Scheuchzer y dibujado e ilustrado por Johann Melchior Füssli. Se publicó en 1712, en Zúrich, por los impresores Emanuel Schalch & Johann Heinrich Huber 
Arriba, a la derecha, se muestra al Diablo cargando un enorme bloque de roca, sobre sus espaldas, dirigiéndose enfurecido a destruir el puente que aparece a la izquierda (Teufelsbrücke o puente del Diablo) y que él mismo había construido la noche anterior, a cambio del alma del primer viandante, pero los aldeanos hicieron pasar una cabra. Una anciana, con una cruz, se interpuso en su camino, poniéndolo en fuga, evitando que pudiera llevar a cabo sus maléficos planes y perjudicar a los humanos que lo podrían utilizar, a diario, para llegar hasta el Paso de san Gotardo y comerciar con Italia con más facilidad que antes de su construcción.
Imagen: Wikimedia


Relatos legendarios coprotagonizados por el Demonio, las brujas, los caballos o las cabras salvajes. 

Este investigador ha podido hallar un grupo de relatos explicativos populares, de tipo legendarios asociados a este elemento geológico y topográfico que siguen estando sustentados sobre una base de tipo toponomástico, mítico y folclórico, pero que a diferencia de los anteriores se caracterizan por estar coprotagonizados por una serie de personajes y animales fabulosos, como son el Diablo, las brujas maléficas y ciertos animales extraordinarios como son caballos y cabras salvajes, capaces de escalar paredones y volar. 

Según la opinión de algunos estudiosos de las tradiciones legendarias locales y de la cultura popular del norte de Italia que, supuestamente, son buenos conocedores de la etimología toponímica y del dialecto lombardo local, resultaría ser que la actual denominación italiana: Sasso Malascarpa usada para referirse al singular elemento geológico, sería el resultado de una adaptación distorsionada del auténtico nombre autóctono de aquella peña, que  se denominarí Sass de la Mascarpa, en el dialecto lombardo comasco
Según la opinión de los estudiosos antes mencionados, la palabra Mascarpa derivaría del término lombardo masca (bruja). Por tanto, tal elemento mítico y topográfico estaría relacionado culturalmente con las brujas y/o con la brujería. Además, esta idea fundamentada sobre la lingüística y la etimología, estaría confirmada por la literatura oral, ya que existen varios relatos populares, de tipo legendario, asociados a esos peñascos que están protagonizados por brujas, denominadas masca/masque, en el dialecto comasco o stregha/streghe, en idioma italiano.

Ilustración representando uno de los supuestos vuelos nocturnos de las brujas, cabalgando sobre diversos seres y objetos, según las descripciones de los relatos fabulosos populares.
Ilustración de Bernard Zuber para “La vida execrable de Guillemette Babin, bruja” novela histórica de Maurice Garçon, publicada en 1926.

El particular nombre de esta singular peña lombarda, con toda la mitología demoniaca y brujeril que le ha sido asociada por la fantasía popular y por la imaginación de ciertos lingüistas, sería un buen ejemplo de todos los tipos de influencias culturales, que a lo largo de la historia, los fósiles han ido inspirando en la población de infinidad de lugares, dispersos por toda Europa.
En este caso particular, la denominación aplicada a un elemento paisajístico singular, por su aspecto aparente de muralla ruinosa, formada por la aparente acumulación ordenada de bloques de piedra caliza gigantescos, marcados con unas señales de formas y orígenes inquietantes.


Marcas dejadas por las cabalgatas nocturnas de las brujas sobre unos extraordinarios caballos diabólicos

En esos relatos se afirma que ciertas marcas en forma de huella de pezuña de caballo que aparecen estampadas sobre la superficie de algunas de las rocas de il Sass de la Mascarpa, aunque en realidad son muy poco numerosas, eran el resultado del paso por el lugar de unos caballos salvajes, con capacidad trepadora o voladora, que montaban las brujas. 

Aspecto de las marcas que cubren la superficie de algunas calizas triásicas de la zona. Arriba, a la izquierda, una de las de mayor tamaño, supuestamente la huella dejada por la pisada de la pezuña de uno de los caballos montados por las brujas.
Pero como es evidente, esta interpretación legendaria parece haber obviado las demás "huellas de pezuñas" más pequeñas, de aspecto caprino, porcino o cervino... En realidad, todas ellas corresponden a secciones transversales de conchas bivalvas de de moluscos del género Conchodon, de diferentes dimensiones y edades. Foto de Milo Manica
Imagen: Flickr

Tal cosa sucedía, cuando desde diversas localidades del fondo de los valles vecinos, ascendían las brujas para reunirse con el Diablo, en la cima de una montaña próxima, de las tres que constituyen los llamados Corni di Canzo (Cuernos de Canzo). Tal cosa sucedía, ciertas noches de luna llena en las que las brujas acudían para realizar sus concentraciones festivas, nocturna, cuando celebraban el sabbat, presidido por el Diablo.
Según contaba el relato popular, al anochecer del día en que las brujas celebraban su reunión festiva nocturna o sabbat, coincidiendo con el primer día de luna llena, las brujas ascendían por la ladera de la montaña, desde varias localidades del fondo del valle, iban montadas sobre sus infernales cabalgaduras. 


Cabalgata aérea de brujas, surcando el cielo a lomos de unos portentosos caballos voladores, dirigiéndose hacia el lugar de reunión, para celebrar su diabólica fiesta del Sabbat, bajo la dirección de Satanás y con la participación de sus demonios. 
Imagen de producción propia, obtenida por modificación de otra muy semejante, en la que se ha suprimido una parte inconveniente e innecesaria. 

Cuando estaban cercanas al Sass de la Mascarpa, las brujas, por pura diversión o como demostración de su poder sobrehumano, espoleaban y jaleaban a sus caballos que se lanzaban, a la carrera, contra las paredes casi verticales de aquella muralla, consiguiendo superarla con una prodigiosa facilidad y con una velocidad vertiginosa, gracias a la diabólica capacidad de sus caballos. Era en esas ocasiones cuando las huellas de los cascos de los caballos que cabalgaban quedaban estampadas sobre la superficie de la piedra, como testimonio de su hazaña diabólica.


Marcas dejadas por las brujas, transformadas en un rebaño de cabras conducido por un cabrón diabóloico

La trama y desarrollo de estos relatos es muy semejante a la de los citados y resumidos anteriormente, pero existen dos diferencias importes. La primera consiste en que las marcas que son visibles sobre las paredes rocosas de il Sass de la Mascarpa, no tendrían forma de huella de pezuñas de caballo, sino de de pezuñas de cabra montesa. La segunda diferencia consiste en que quienes ascendían en alocada carrera, ladera arriba, no eran un grupo de caballos diabólicos montados por brujas, sino que eran las mismas brujas transformadas en cabras montesas, formando un enloquecido rebaño diabólico que era guiado por el mismo Diablo, en persona, transformad en un enorme macho cabrío. 

Lámina zoológica representando un grupo de ejemplares de diversas edades y sexos de cabra montesa de los Alpes o íbice (Capra ibex). Se puede apreciar muy fácilmente el dimorfismo sexual existente en esta especie, los machos con grandes cornamentas, más corpulentos y musculosos, mientras que las hembras son todo lo contrario.
Grabado de G. Madsen, titulado "Alpensteinbock" (cabra montesa de los Alpes) de 1890.
Imagen:
eBay

Cuando el infernal rebaño llegaba, a gran velocidad, al lugar donde se hallaba la muralla de il Sasso Malascarpa que les cortaba el paso, las cabras conseguían superar aquel obstáculo con toda facilidad, ascendiendo sobre sus empinadas paredes, casi verticales, mientras iban dejando estampadas sobre la roca las huellas de sus pezuñas, a su paso.
Luego, el diabólico rebaño caprino continuaba su itinerario, orientando sus pasos hacia la cima de un monte próximo, en donde, se congregaban en festivo concilio con el Diablo y sus demonios. Allí se dedicaban cantar, bailar, fornicar y a enumerar y vanagloriarse de sus hazañas maléficas más recientes y a programar maldades que debían ejecutar en los próximos días, antes de su siguiente sabbat.

Abajo, en primer término un fragmento de il Sasso Malascarpa, con su característico aspecto de vieja muralla derruida, detrás, en el plano medio, se ven dos de las tres cimas o "cuernos" conocidos como Corni di Canzo, son el C. centrale y el C, orientale, supuestos lugares de reunión de las brujas con el Diablo, en las noches de luna llena del Sabbat. Fotografía original de Davide Pitto
Imagen:
Luoghi da sogno



Marcas dejadas por las pezuñas de unos prodigiosos machos cabríos voladores  

Se ha hallado otra narración legendaria de bases toponomástica, mítica y fabulosasegún la cual el nombre del elemento paisajístico derivaría de luna palabra lombarda referente el al macho de la cabra: masche de cavra (ital. maschio di capra o caprone). Pues según la creencia y los relatos populares, algunas brujas acudían a sus reuniones del sabbat montadas sobre el lomo de unos enormes machos cabríos. Estas extrañas cabalgaduras eran capaces de sobrevolar el territorio, transportando a las brujas desde sus lugares de origen hasta el lugar de reunión con el Diablo, sin importar lo lejano que fuese el viaje o áspero el camino. 

Estos animales prodigiosos, en realidad, eran sus demonios tutelares, asignados por el propio Diablo, a cada una de las brujas que estaban a su servicio, que podían transformarse en animales cuando les convenía a ellos o a sus amas. 
En algunos lugares, antaño, se denominaba a las marcas con aspecto de huella caprina, con el descriptivo nombre de zoccolo di caprone, es decir, pezuña de cabrón o macho cabrío.

Ilustración xilográfica antigua representando a una bruja, cabalgando sobre un animal de aspecto caprino, en medio de una nube, en realidad, su cabalgadura aérea es su 
demonio tutelar, transformado en cabra montesa y transportando a su bruja tutelada. En este grabado aparecen envueltos en una nube y sobrevolando un campo de cereal. Esta imagen representa una creencia antigua muy extendida, según la cual las brujas podían conducr las tormentas destructivas, productoras de vientos huracanados, rayos o granizo hasta ciertos lugares productivos, para perjudicar a los propietarios.
Imagen: 


Las causas paleontológica, geográfica y religiosa de tanta fantasía

El verdadero motivo que ha inspirado la gran cantidad y cierta diversidad de interpretaciones fabulosas, todas de tipo legendario, que han sido expuestas en los párrafos anteriores, fue la presencia de las extrañas marcas acorazonadas o apezuñadas que eran visibles en la superficie de los bloques de roca constituyentes de aquella peña con aspecto de fragmento de antigua muralla arruinada.
Pues aunque, en realidad, se trataba de las secciones de los moldes internos y de las pseudoconchas de un tipo de moluscos bivalvos, prehistóricos, del género Conchodon, su particular aspecto, solamente podía servir para confundir a aquellas supersticiosas gentes montañesas, poco ilustradas, que vivían en zonas aisladas, en invierno, y mal comunicadas el resto del año, de cultura fundamentalmente ganadera. 
 Aquellas figuras les recordaban la forma de la huella dejada por la pisada de un caballo, de un buey, de una cabra montesa o de un macho cabrío. De ninguna manera podían imaginarse que aquellas formas tan semejantes a una pisada de animal terrestre, pudieran relacionarse con un animal marino que había vivido en un antiguo mar, existente en aquel lugar, millones de años atrás.

Diferentes aspecto del molde interno formado por el relleno de sedimento o depósito mineral dentro de la cavidad interna de una concha bivalva de Conchodon, según diferentes puntos de vista. Sus secciones transversales, incluidas en la roca caliza, darían lugar a diversas figuras, las cuales habitualmente fueron interpretadas de forma fabulosa, dando lugar a diversas leyendas. Ilustración de un libro del s. XIX.
Imagen: Abhandlungen der Geologischen Bundesanstalt (1892)

También sabían por sus propias vivencias y observaciones cotidianas, que ninguna pezuña de cualquier clase de animal "normal", nunca sería capaz de marcar la dura superficie de la roca caliza de aquella peña. Por tanto había que pensar que los probables causantes no podían ser ningún tipo de animal de pezuña "normal".
En los alrededores, había y aún se conservan varios conventos monásticos, santuarios y eremitorios (santuario di San Miro al Monte, eremo di San Miro al Monte, santuario di San Martino, chiesa di santo Stefano, convento di S. Francesco, cappella di San Michele Arcangelo), cuyos ocupantes obsesionados con el poder e influencias de "El Maligno" y sus servidores infernales y terrenales, quizás tuviesen alguna influencia notable sobre la imaginación y las concepciones del mundo natural de los lugareños, induciendo la aplicación de interpretaciones sobrenaturalistas y fantásticas a muchos de los fenómenos naturales existentes en su entorno cotidiano.

Antiguamente, todos los habitantes de la comarca sabían por la abundante formación e información religiosa recibida desde su infancia que solamente un ser como era el Diablo y sus demonios, poseían unos pies con esa forma bestial tan característica. Que solamente ellos, debido a sus capacidades sobrehumanas, eran capaces de volar por los aires o trepar por superficies verticales. Esta mentalidad supersticiosa, corriente antiguamente, explicaría por qué, hace 100 o 200 años, aún había habitantes de la comarca que estaban convencidos de que el mismo Diablo había levantado aquella muralla y que él y sus demonios habían estado pateando las rocas de aquel lugar, en el que había dejado impresos esos rastros de pisadas bestiales. Otros ampliaban el espectro causal e incluían a las brujas y sus demonios tutelares con forma de caballos salvajes o machos cabríos como autores probables. La ignorancia causada por el aislamiento y la falta de información científica, unidas a la superstición religiosa, favoreció interpretaciones fantásticas de los tipos mencionados.

Aspecto de una de las zonas más características del "muraglione", con sus enormes bloques de piedra apilados. Su situación en un punto culminante del terreno y su proximidad a las tres cimas denominadas Corni di Canzo, lugar de aquelarres, hicieron que se le interpretase como una muralla del Diablo, obra de demonios, o como un trampolín de brujas y demonios para alzar el vuelo...
Imagen:
 Brianza web

La forma misma de la peña de il Sasso, que aparece una muralla rocosa, construida con enormes bloques ciclópeos, habría sugerido la intervención de alguna fuerza oscura y poderosa en su construcción... y que personaje popular podía resultar más apropiado para atribuirle la autoría que el mismísimo Diablo. Incluso las extrañas figuras en forma de huellas que presenta estampadas, incisas o en relieve las rocas, causadas por la sección del conjunto de las dos valvas que forman la concha de los numerosos moluscos fósiles, del género Conchodon o Conchodus, las cuales miradas sin prejuicios previos proporcionan unas figuras en forma de corazón, cuando fueron miradas con prejuicios supersticiosos fueron interpretadas como huellas dejadas por los cascos de los caballos salvajes que montaban las brujas que, según los rumores populares, solían lanzarse a la carrera diabólica sobre las paredes de aquella muralla, cuando desde diversas localidades del fondo de los valles ascendían para acudir a reunirse en sus concentraciones nocturna sabatinas, presididas por el Diablo. Según otro rumores populares las marcas habrían sido impresas por las pezuñas de los macho cabríos.


Desmitificando la etimología quizás forzada o demasiado imaginativa

Según la opinión de algunos otros investigadores, tal vez el término "mascarpa" no tenga nada que ver con brujas, zapatos diabólicos, cabrones voladores o manchas misteriosas, sino con algo mucho más humilde, cotidiano y artesanal, ya que podría estar relacionado con la producción de la "maschèrpa", que en el dialecto comasco se pronuncia "masquerpa" y que también se conoce en italiano como "mascarpa"
Se trata de un tipo de requesón elaborado con el suero de la leche de cabra, remanente de la producción de queso. Es un producto típico del aprovechamiento ganadero de los pastos de alta montaña, en la región de Lombardía. 

Recipientes modernos, recién llenos de mascherpa alpina, compactada y a punto para su distribución y comercialización. A pesar de haber sido compactada se puede observar su textura grosera.
Tal vez, el nombre de la mítica peña es el resultado de haberse aplicado la analogía, al comparar el aspecto de la peña cuarteada, con la apariencia tronco-cónica y cuarteada del producto lácteo, recién volcado del molde usado para su moldeado y consolidación.
En este caso, la intervención sobrenatural quizás tendría algo que ver con el fenómeno del cuajado de la leche o del suero sobrante, al aplicarles calor y alguna clase cuajo natural, un fenómeno de causa incomprensible en la antigüedad remota. Quizás antiguamente podría haberse recurrido a la explicación mágica para justificar la transformación de la leche en queso y del suero en requesón.


Fuentes

- Anónimo. Il sasso Malascarpa (Canzo): Riserva Naturale parziale di interesse geomorfologico e paesistico. Triangolo Lariano
- Anónimo. Un Triangolo da Scoprire: Il Sasso Malascarpa. La muraglia di pietra
Comunità Montana Triangolo Lariano
- Anónimo (2005). La Montagna degli ZoccoliPaleoItalia. Newsletter della Società Paleontologica Italiana Numero 12. Maggio 2005. Supplemento al Bollettino della Società Paleontologica Italiana v.44 n.3 
- Anónimo. Il sentiero geologico “Giorgio Achermann” in Val Ravella. Gruppo Naturalistico Brianza
- Anónimo. Riserva Naturale Sasso Malascarpa e Monte Cornizzolo (1240 m) 
- Anónimo.  Il sasso Malascarpa, Canzo. Riserva Naturale parziale di interesse geomorfologico e paesisticoComunità Montane: Triangolo Lariano, Lario Orientale    
- Avanzini, Marco & Kustatscher, Evelyn (2016). Giganti di pietra: alle radici dei miti. In Nani e giganti. Studi Storico Culturali Castel Roncolo, volume 10, Chapter 1, Fondazione Castelli di Bolzano. Editori H. Rizzolli.
- Carozzi, Daniele (1993). Leggende e storie comasche. Edit. Meravigli 
- Molteni, Gianni (2016). Sasso Malascarpa e Campi solcati.  Un, due, trek 16/09/2016 
- Pianetti, Denis (2008). Il diavolo e l'inferno nella toponomastica e nella tradizione popolare brembanaQuaderni Brembani 6 (pp. 88-96) 
Selva, Attilio (2006). La leggenda degli  “Zoccoli del Diavolo”Natura e civiltà, Periodico trimestrale, Nº 1, (pp. 10-11)
- Stoppani, Antonio (1859). Rivista geologica della Lombardia in rapporto colla Carta geologica di questo paese pubblicata dal cavaliere F. de Hauer. Atti della Società italiana di scienze naturali. Vol. I: 1855-1859. Tipi Giuseppe Bernardoni. Milano 
- Villa, Marta (2010). I racconti delle pietre. Marta Villa 1


miércoles, 14 de octubre de 2020

El registro fósil en la heráldica municipal europea (33)

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO, Universitat de Lleida.

Blasones municipales, de algunas localidades europeas que se muestran orgullosas de su patrimonio paleontológico (Parte trigésima)


Blasón cívico de Beša, en Levice (Eslovaquia)

El pueblo de Beša está situado en el suroeste de Eslovaquia, en la región de Nitra, en el límite de los distritos de Levice, al que pertenece, y el de Nové Zámky. Está situado en la parte occidental del distrito de Levice, siendo el tercer pueblo más occidental del distrito de Levice.

El blasón municipal que hoy se presenta constituye una auténtica rareza heráldica y también una singularidad paleontoheráldica, ya que Beša es el único pueblo de Eslovaquia y también de Europa, cuyo escudo de armas municipal contiene dos figuras heráldicas que representan un par de 'colmillos' de mamut lanudo (Mammuthus primigenius)

Aspecto del blasón municipal del pueblecito eslovaco de Beša. En un único campo, sobre fondo rojo, aparecen cinco símbolos representativos de la localidad. En su centro, hay tres figuras heráldicas en posición vertical que hacen referencia a la principal actividad económica de la población, la agricultura cerealista. Pero desde nuestro punto de vista, las figuras heráldicas más interesantes son las dos más externas, los dos colmillos o defensas de aspecto elefantino que aparecen rodeando a las anteriores. Con ellas se hace alusión al hallazgo de los restos de un mamut  en la localidad. Existen otras versiones en las que las figuras están perfiladas en negro.
Imagen: Cortesía del Sr. Kristián Václav.

En algunas localidades de Europa y especialmente de Rusia y de su federación de repúblicas asiáticas, existen escudos municipales, o de distrito, con representaciones integrales o parciales de mamuts lanudos, con sus dos 'colmillos' correspondientes, pero en ningún caso aparecen las 'defensas' del mamut aisladas, separadas de la cabeza del animal emblemático. 


El hallazgo de 'el mamut de Beša' (Bešiansky mamut) y sus influencias sociales

Uno de los hechos más significativos en la historia del pequeño pueblo de Beša, fue el descubrimiento de algunos restos óseos de un antiguo esqueleto de mamut. Este hecho sucedió a principios del siglo XX, en el año de 1902. Los huesos fueron descubierto por los obreros que trabajaban en la excavación del terreno para construir un sótano, de la que había de ser la futura casa de Áron Krén, propietario de aquel terreno situado en el centro del pueblo. Actualmente el edificio donde se produjo el hallazgo paleontológico es el nº. 115 de su calle. 

Reproducción, a tamaño natural, de un mamut lanudo, expuesta en el 
Museo de Historia  Natural de Bratislava. A su lado, el tamaño de una muchacha visitante puede dar idea de sus dimensiones reales aproximadas. Fotografía original de Aggelos Mantas 
Imagentripadvisor

Los restos óseos que formaban parte del esqueleto de mamut se encontraron en el interior de una capa de tierra situada a una profundidad de entre 3,40 a 4,55 metros y estaban dispersos en un área de aproximadamente 7 metros cuadrados. 
El descubrimiento de aquellos enormes huesos prehistóricos provocaron una gran conmoción entre los habitantes de la localidad pues no se sabía a quien podían haber pertenecido, en  el pasado, pues había teorías para todos los gustos. 
Sorprendentemente, el conocimiento del hallazgo de aquellos huesos no causó el mismo efecto en el Dr. August Frangenan, director del Museo Nacional de Budapest, quien no mostró ningún interés en visitar el hallazgo ni en adquirir aquellos despojos prehistóricos para su museo. 

Retrato de Andrej Kmeť un polifacético cura castólico que ejerció como botánico, arqueólogo, etnógrafo y activista cultural y económico.  Fue quien se interesó y compró los grandes hueso hallados en 
Beša que resultaron ser los restos de un mamut, motivo por el que lor restos fueron conocidos popularmente como "el mamut de Beša" y también como "el mamut de Kmeť "
Imagen: MONUMENTORUM TUTELA.  Ochrana pamiatok 30. Pamiatkový úrad. Slovenskej republiky. Bratislava. 2020

Afortunadamente para la conservación del patrimonio paleontológico eslovaco, Andrej Kmeť, un sacerdote católico, que era un conocido naturalista y coleccionista de antigüedades y, también miembro colaborador de la Sociedad Eslovaca de Museos (Matica Slovenská), mostró un gran interés por aquellos restos óseos del esqueleto del mamut descubierto en Beša. Andrej Kmeť fue quien finalmente compró, por 600 coronas, los huesos del mamut a Áron Krén, el propietario de la casa y, por lo tanto, también el propietario de los restos del mamut hallados en su parcela.

Durante todo el siglo XX, se fueron descubriendo algunos otros restos de mamut en diverssas localidades de la comarca, en algunos pueblos próximos como Trávnica y Podhájska, pero aquellos nuevos hallazgos nunca llegaron a ser tan importantes como los del hallazgo de 1902, en Beša.
Hasta el año 1960 los restos óseos del mamut lanudo hallados en Beša, fueron los restos de esta especie animal, hallados en mejor estado de conservación, en toda Eslovaquia. Estas circunstancias particulares hicieron que el pueblecito de Beša adquiriera un gran renombre a nivel nacional.

Los restos del mamut hallados en 
Beša, actualmente están expuestos en el depósito del Museo de Historia Natural de Bratislava. Detrás de los huesos hay un el panel informativo, que ayuda a contextualizar los huesos expuestos. Arriba, a la izquierda una fotografía con los restos a medio excavar y arriba, a la derecha, con los restos desenterrados y expuestos sobre la tierra. Abajo a la izquierda, esquema del esqueleto de un mamut con las partes halladas en Beša, señaladas pintadas de color amarillo. 

En el año 1993 se colocó ceremoniosamente una modesta placa conmemorativa en la fachada del edificio donde, en 1902, se descubrieron los restos del esqueleto del mamut. Participando en aquel evento Matica Slovenská, una importantísima institución científica y cultural eslovaca,  relacionada con la ciencia, las bibliotecas y los museos eslovacos más importante de la república.
En el texto dice: “Durante la construcción de esta casa, en 1902, se excavó un esqueleto de mamut que fue conservado por Andrej Kmeť, en la delegación del Museo Nacional Eslovaco, en Martin." 

Fotomontaje en el que aparece arriba, la fachada principal de la casa, en la excavación de cuyo sótano, en 1902, aparecieron los famosos restos del mamut emblemático de la localidad. En la parte superior derecha se puede apreciar un rectángulo oscuro, es la placa conmemorativa.
En la parte inferior aparece la placa conmemorativa con el texto alusivo al hallazgo. 
Imagen: Museo Bratislava

El hallazgo paleontológico de aquellos huesos de mamut resultó ser muy importante en su tiempo, puesto que fue el primer descubrimiento, en Eslovaquia, de restos de mamut lanudo de verdadera importancia. Este acontecimiento puso al pueblo de Beša de actualidad, la prensa de la época contribuyó a situarlo en el mapa de Eslovaquia. La consideración de la relevancia histórica y científica del hallazgo paleontológico, fue tenida en cuenta por parte de la Comisión Heráldica Eslovaca, ubicada en Bratislava, en el momento de diseñar el blasón municipal del pueblo de Beša, determinando la inclusión de las defensas de mamut, entre los símbolos generales más representativos de la historia y las actividades de aquella población. 
Al incluirse un par de colmillos de mamut en el nuevo blasón municipal, resultó un emblema cívico muy singular. Tal singularidad se la otorgaba un hecho diferencial particular, el de que la localidad de Beša, sería el único municipio, en toda Eslovaquia, que mostraría en su escudo municipal la representación de un par de 'colmillos' de mamut lanudo, junto a los demás símbolos heráldicos, más típicos y representativos, de esta localidad eslovaca. 
El actual blasón municipal, fue aprobado legalmente por la Comisión Heráldica Eslovaca, en el año 2002.

Aspecto del sello oficial del ayuntamiento de Beša, mostrando el blasón de la localidad en su parte central. Entre los distintos símbolos heráldicos que contiene el sello, debe remarcarse la presencia del par de colmillos de mamut lanudo. 
Imagen: Kniha Beša (1292-2018)  


El escudo precursor

Pero la singularidad heráldica antes comentada, no era ninguna novedad, pues con anterioridad al año 2002, la localidad eslovaca de Beša ya había utilizado la representación de las defensas de mamut en otro blasón anterior, muy distinto al actual. Desconocemos en qué fecha, concreta o década aproximada, empezó a usarse aquel blasón, pero sabemos que el uso de blasones municipales, en localidades pequeñas, empezó a generalizarse en Eslovaquia a partir de mediados de la década de 1980, por tanto podría haber surgido por esta misma época. También sabemos que el escudo antecesor nunca fue legalizado, aunque desconocemos los motivos de tal situación. 
El escudo municipal anterior también incluía el par de 'defensas' de mamut lanudo, haciendo alusión al hallazgo paleontológico de 1902, pero con una posición y disposición heráldica muy distinta a la que presentan en el actual blasón municipal. En el escudo municipal anterior, los dos colmillos de mamut estaban situados en la parte inferior del escudo, dispuestos cruzados, con las puntas hacia arriba, pero tumbados, no levantado, sobre fondo negro y rojo. Más arriba, había un brazo que sostenía una espiga granada, figura que se ha seguido conservando en el escudo municipal actual, aunque con menor relevancia pues comparte protagonismo con dos aperos agrícolas. Todo lo anterior, lo hemos sabido gracias a algunos comentarios y una imagen que reproducía una tarjeta postal de recuerdo turístico, de la localidad de Beša, publicada entre los años 2000 y 2002, que aparecían en el libro Kniha Beša (1292-2018) 


Tarjeta postal de recuerdo turístico de una visita a la localidad de Beša, publicada ente los años 2000 y 2002. Se muestran diversas vistas fotográficas de diferentes elementos histórico-culturales locales. En el centro aparecen el escudo y la bandera de la localidad. 
Imagen: Gentileza de Sr. Kristián Václav.

Otro documento que nos ha permitido conocer el aspecto del escudo municipal anterior, es otra imagen remitida gentilmente por el Sr. Kristián Václav, a petición nuestra. En dicha imagen fotográfica que reproduce el rótulo informativo e identificador, situado en la entrada de la Oficina Municipal de Beša, se puede apreciar con mayor nitidez, la exacta composición heráldica del mismo escudo.

Rótulo informativo e identificador, situado en la entrada de la Oficina Municipal de Beša, fotografiado entre los años 2000 y 2002. En la parte izquierda aparece el escudo de la República Eslovaca y en la derecha el anterior blasón municipal de la localidad de Beša
Imagen: Gentileza del Sr. Kristián Václav. 



Agradecimientos

Agradecemos al Sr. Kristián Václav, autor del libro Kniha Beša (1292-2018), que trata sobre la historia y la geografía del pueblecito eslovaco de Beša, el envío de tres de las imágenes que ilustran esta entrada: la primera y las dos últimas  En la primera se puede apreciar el aspecto que tiene el  blasón municipal actual y en las otras dos el que tenía el blasón municipal precursor del actual.


Fuentes

- Anónimo. História obce Beša. Sitio oficial del municipio de Beša  
- Anónimo. Symboly obce.  Sitio oficial del municipio de Beša
- Anónimo. Beša (Okres Levice)  Wikiwand   
- Anónimo. Mammut (Wappentier). Heraldik-wiki 
- Václav, Kristián (2018). Kniha Beša (1292-2018) 

lunes, 7 de septiembre de 2020

Representación del mundo primitivo en los cromos coleccionables (9)

Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Universitat de Lleida.

Función divulgativa de las tarjetas ilustradas, a todo color, usadas como medio publicitario y de promoción comercial (10)

IL MONDO ANTEDILUVIANO una serie italiana de cromos de Liebig, sobre fauna prehistórica, de hace 99 años (Segunda parte)


Recapitulación

En la entrada publicada el pasado 30 de marzo de 2020 se informaba de los avatares bélicos que rodearon la publicación de esta serie de cromos naturalistas italianos y de lo poco que se había podido averiguar sobre algunas de sus diferentes versiones en otras lenguas europeas. Solamente que muchas de aquellas versiones como la alemana, la española, la francesa, la holandesa, etc. habían resultado casi completamente o totalmente destruidas, por efecto de los sucesivos enfrentamientos por la conquista de ciudades clave, en el transcurso de los cuatro brutales años de guerra que duró el conflicto bélico denominado la Primera Guerra Mundial (1914-1918).


Restantes tarjetas cromolitografiadas de Liebig de la serie italiana Nº 1123: Il mondo antediluviano (nos. 4-6/6)



Mammut / Mosasauro

La información naturalista que se aportaba en la parte posterior del cromo dice lo siguiente:

EL MAMUT era más grande que el elefante de hoy, y también le ganaba por el extraordinario desarrollo de los colmillos y por la complicada estructura de los molares. Su espeso pelaje nos lleva a creer que vivía en regiones frías y con niebla.

EL MOSASAURO era un animal grande con una longitud de 7 a 8 metros; como una anguila gigante con cabeza de cocodrilo y cuyas mandíbulas, con numerosos dientes afilados, demuestran su régimen carnívoro.



Información científica complementaria, actualizada:

Mamut

Los mamuts (Mammuthus) son un género extinto de mamíferos proboscídeos de gran tamaño, miembros de la familia Elephantidae, de unas dimensiones iguales, y en algunos casos superiores, a las de los elefantes modernos. Existieron desde hace aproximadamente 4,8 millones de años hasta hace apenas 3700 años, vivieron en las épocas del Plioceno (Neógeno tardío), Pleistoceno y Holoceno (Cuaternario).
Se han descrito numerosas especies, siendo el mamut lanudo la más conocida de todas. Se han hallado fósiles de mamut en Norteamérica, Eurasia y África. No deben confundirse con los mastodontes (Mammut), que son una familia distinta de proboscidios. 
Los mamuts se caracterizaban principalmente por su cabeza abombada, probóscide musculosa y largos colmillos curvados. Las especies norteñas se encontraban recubiertas de pelo largo y denso para soportar los fríos glaciares de su ecosistema.


Mosasuro

Mosasaurus ("lagarto del río Mosa") es un género extinto de reptiles saurópsidos de tipo  mosasáurido que vivieron a finales del Mesozoico, durante el período Cretácico (Maastrichtiense), hace entre 70 y 66 millones de años, en el área marina que actualmente se corresponde con el interior de ciertas zonas actuales de Europa Occidental, Norteamérica, Sudamérica y de la Antártida. Su nombre hace referencia al hecho de que el primer espécimen fue hallado en un lugar cercano al curso del río Mosa. En una cantera de piedra caliza situada en el Monte San Pedro, una colina cercana a la ciudad de Maastricht, Países Bajos, en 1764.  Los primeros restos conocidos por la ciencia fueron un cráneo fragmentario que fue recolectado por el teniente Jean Baptiste Drouin en 1766.


Mastodonte  / Glittodonte 

La información naturalista que se aportaba en la parte posterior del cromo dice lo siguiente: 

EL MASTODONTE era un enorme elefante caracterizado por sus molares con hinchazones mamelares y sus incisivos inferiores dispuestos como dientes verticales, mientras que los superiores generalmente estaban curvados hacia arriba.

EL GLIPTODONTE tenía una longitud de unos tres metros, incluida la cabeza y la cola. Era miembro de la familia de los desdentados, pero con un gran caparazón compuesto de escamas hexagonales, que cubrían todo el cuerpo. Tenía que conseguir su comida cavando la tierra; luego se refugiaba acurrucado en cuevas.



Información científica complementaria, actualizada:

Mastodonte

Los mastodontes eran una clase de grandes proboscidios prehistóricos, recubiertos de pelo grueso, más o menos  largo y denso, uno de los representantes más conocidos de este grupo fue  el mamuts lanudo (Mammuthus primigenius) que pertenece al género Mammuthus. 
Los mastodontes eran mamútidos, por que pertencían a la Familia:  Mammutidae, (família que antiguamente fue llamada Mastodontidae). 
Los mastodontes son una familia extinta de mamíferos proboscídeos que son conocidos normalmente como mastodontes. No deben confundirse con los mamuts, que pertenecen al género Mammuthus y forman parte de la familia Elephantidae.

La familia  Mammutidae está lejanamente emparentada con la familia de los elefantes  (Elephantidae), donde se clasifican todos los elefantes actuales. 
Los mastodontes aparecieron en Eurasia, en el Oligoceno, hace unos 20 millones de años, y desde allí se fueron extendiendo a África y a América, donde la familia persistió hasta el Pleistoceno, e incluso al principio del Holoceno (época actual).​ 
Se admite como probable que la extinción de la última especie, Mammut americanum, cuyos fósiles han sido encontrados en Norteamérica, fuera acelerada por la caza practicada por los primeros pobladores humanos de América y se produjo hace sólo 10.000 a 8.000 años, .


Gliptodonte

Los gliptodontinos (Glyptodontinaeson una subfamilia extinta de mamíferos placentarios del orden Cingulata, emparentados con los actuales armadillos sudamericanos, de la familia Chlamyphoridae. Tenían una cubierta o caparazón corporal y craneal, formados por muchas pequeñas piezas duras fusionadas que actuaba como una armadura protectora. En algunas especies la cola tenía una terminación gruesa y acorazada que debió servirles como una maza defensiva.
Originarios de Sudamérica, los diverso géneros se distribuyeron por todo el continente americano, cuando se formó el istmo de Panamá, hace solamente 2 millones de años. Se extinguieron todas las especies hace unos 8.000 años, en el evento de extinción del Cuaternario, probablemente por efecto combinado del cambio climático y la caza humana excesiva.


Pterodattilo / Plesiosauro

La información naturalista que se aportaba en la parte posterior del cromo dice lo siguiente:

EL PTERODATTILO, de dimensiones que variaban desde las de la paloma hasta las de los buitres mayores, era un reptil con un cuerpo de mediano tamaño, de cola corta, con un pico largo y agudo, equipado con dientes muy fuertes. Poseía una membrana alar muy ancha, gobernada por el dedo meñique, desmesuradamente alargado.

EL PLESIOSAURO era un gran animal acuático de unos 5 metros de largo, notable por su cabeza de lagarto, sus dientes delgados y estriados, su cuello enormemente largo, su abultado torso no blindado, su cola comprimida y sus extremidades en forma de aleta



Información científica complementaria, actualizada:

Pterodáctilo

Los pterodactiloideos (Pterodactyloidea, del gr. "dedos con alas") son uno de los dos subórdenes que constituyen el orden Pterosauria de reptiles voladores prehistóricos o pterosaurios.
Reciben el apelativo de pterosaurios de cola corta, en contraposición a los miembros del otro suborden, los ranforrincoideos o pterosaurios de cola larga.
A veces reciben el nombre común de pterodáctilos, término que en ocasiones se aplica también a todos los pterosaurios, y que otras veces se usa para referirse solo al género Pterodactylus.
Entre los ejemplos más conocidos de pterodactiloideos se encuentran Pterodactylus, Dsungaripterus, Pteranodon y Quetzalcoatlus.



Plesiosauro

Los plesiosauros son un orden extinto de saurópsidos (reptiles) sauropterigios que  evolucionaron a partir de los remotos notosaurios​ que tenían un cuerpo parecido al de un cocodrilo. Aparecieron a principios del período Jurásico, a finales del período Triásico​ y perduraron hasta la gran extinción del límite K-T, al final del Cretácico. Habitaron en todos los océanos y mares de su época. Los plesiosaurianos típicos tenían cuerpo ancho, cola corta, extremidades convertidas en aletas.
Como grupo, los plesiosaurios eran los animales acuáticos más grandes de su tiempo, e incluso los de menor tamaño alcanzaban los dos metros de largo. Alcanzaron mayor tamaño que los cocodrilos más grandes, y eran más grandes que sus sucesores, los mosasaurios.  Mientras los pliosaurios de cuello corto parecen haber sido rápidos nadadores, los   pliosaurios de cuello largo parecen haber evolucionado para conseguir una óptima maniobrabilidad  más  que para alcanzar una alta velocidad. 


Algunas reflexiones personales

A pesar de tratarse de cromos publicados hacia finales del primer cuarto del siglo XX, el aspecto estético resulta anticuado, además, el contenido del texto naturalista del reverso del cromo también resulta poco actualizado para esa época. Tal vez estos aparentes desajustes cronológicos se deban al hecho de las convulsas circunstancias políticas, sociales y bélicas que rodearon su lanzamiento editorial. Unas circunstancias tan dramáticas como destructivas que rodearon la vida de la población de gran parte de Europa, durante primer cuarto del siglo XX, situación que tal vez desaconsejo la publicación en las fechas inicialmente prevista, obligando a los promotores y editores a posponer bastantes años la publicación de esta serie de cromos.


Fuentes

- Anónimo. Agathaumas sylvestrisWikipedia

- Anónimo. DimetrodonWikipedia
- Anónimo. DiplodocusWikipedia
- Anónimo. Dryptosaurus (Laelaps). Wikipedia
- Anónimo. Glyptodontinae. Wikipedia
- Anónimo. HadrosauridaeWikipedia
- Anónimo. Mammuthidae. Wikipedia
- Anónimo. Megaloceros giganteus. Wikipedia
- Anónimo. Mosasauridae. Wikipedia
- Anónimo. Plesiosauria.  Wikipedia
- Anónimo. Pterodactyloidea. Wikipedia  
- Gola, Emilio. Enciclopedia Liebig 3. Series: 1084 – 1455 (1914 – 1920).
- Lilloni, Fabrizzio. Le serie Liebig italianeLa collezione  figurine Liebig di Fabrizio (my Liebig collection).
- Sanguinetti, Oscar & Sanguinetti Orlando. Storia figurine LiebigFilatelia Sanguinetti
- Verzellesi, William. Un fatto curioso e interessanteCollezionare ... Che passione !!!