miércoles, 18 de enero de 2017

Folclore paleontológico italiano (3)

Heraclio Astudillo-Pombo. Universitat de Lleida

Fósiles relacionados con algunas tradiciones populares sanpaulinas, en Italia (3)


Restos fósiles de animales marinos, en la exposición de amuletos italianos, integrantes de la colección de Giuseppe Bellucci (Parte 1)  

La Colección de Amuletos Italianos de  Giuseppe Bellucci, expuesta en el Museo Arqueológico Nacional de Umbría (MANU) incluye numerosos ejemplares constituidos por ciertos tipos de restos fósiles de diferentes clases de animales marinos. En particular se trata de:
a- Dientes o tubérculos radicales de dientes pertenecientes a diversas especies de tiburones fósiles (29 ejemplares) o de tiburones actuales (3) utilizados como amuletos protectores u otros instrumentos de protección mágico-religiosa, en Umbría (16), en los Abruzos (7), en las Marcas (4), en Calabria (2), Cerdeña (2), en la Toscana (1) y en Apulia (1).
b- Erizos de mar fósiles (2) utilizados para proteger los establos y los animales que se resguardan dentro, de depredadores y malas influencias, en los Abruzzo (1) y Cerdeña (1).
c- Dientes palatales pertenecientes a ciertas especies de peces óseos fósiles (4) utilizados para protegerse de enfermedades y malas influencias, en Cerdeña (3) y Umbría (1).
d- otolitos de tiburones y de otros tipos de peces óseos, actuales, (3) provenientes de Lazio (1), de los Abruzzo (1) y de Cerdeña (1).

La información recogida por Giuseppe Bellucci sobre los respectivos usos dados a los objetos, en su tiempo, a principios del s. XX y en épocas anteriores, s. XVIII-XIX, ha sido utilizada por los organizadores de la exposición para formar categorías con las que clasificar, agrupar o separar los diferentes objetos mágico-religiosos expuestos. Los diversos grupos resultantes de objetos mágico-religiosos han sido distribuidos en el interior de diferentes vitrinas: 
Algunos dientes de tiburón que se utilizaban para favorecer la dentición infantil, se muestran en la vitrina nº 13, otros dientes de tiburón, que se utilizaban para prevenir o tratar la helmintiasis infantil, en la vitrina  14, aquellos que estaban asociados con otros amuletos, están en la vitrina  16.  
Los dientes palatales y los otolitos, utilizados contra dolores de cabeza y los trastornos del oído en la vitrina  25.  
Los erizos marinos fósiles utilizados para la protección de los establos y de los animales domésticos, se muestran en la vitrina  31. 
Todos los demás objetos restantes, son aquellos que muestran alguna evidencia clara de alguna relación con el culto popular a San Pablo Apóstol, están en la vitrina  26.

Vitrina de la sección de Etnografía del Museo Archeologico Nazionale dell’Umbria, dedicada a la exposición de amuletos italianos utilizados para la protección contra el impacto del rayo. Contiene en su centro un Ex-voto de 1828 y a su alrededor diversos tipos de"piedras de rayo". La mayoría son fragmentos de pedernal tallados por hombres prehistóricos. Los objetos nº 15, 17 y 21 corresponden a dientes fósiles de tiburón.  
Imagen: Collezione di amuleti “Giuseppe Bellucci”

Entre los diferentes elemento que componen la exposición de amuletos italianos, procedentes de la colección de Giuseppe Bellucci, también está incluida una pequeña bolsa de cuero proveniente de la zona de los Abruzzo, en cuyo interior se reunieron doce restos fósiles de animales marinos que parecen constituir un conjunto mágico-religioso o un arsenal de amuletos, al parecer, orientados a un uso de tipo muy específico, como sería la utilización con finalidad profiláctica y terapéutica de las mordeduras de serpientes venenosas. Este pequeño conjunto de objetos mágico-religioso de origen natural y de finalidad profiláctica y terapéutica fue presentado y comentado en una entrada anterior de este blog, publicada el 1 de junio de 2015 titulada "Una bolsa de contenido problemático"  

Imagen en la que aparecen, a la izquierda, el saquito de piel, con su anillo o cierre metálico, en forma de serpiente y a la derecha los diversos objetos que se guardaban en su interior. Al parecer pertenecientes a alguno de los curanderos antiofídicos, asociados con san Pablo, que pululaban por las zonas rurales del sur y centro de Italia
Imagen: recorte de pantalla de la lámina V, en Tra bambini e acque sporche




Algunos fósiles marinos y su relación con San Pablo Apóstol

La figura de San Pablo Apóstol y su importancia en la historia del cristianismo son demasiado conocidos como para merecer la pena, repetir aquí lo más destacado y significativo de su biografía, pero nos parece importante señalar que en el culto popular de San Pablo no hay ningún punto de conexión con los aspectos doctrinales y teológicas de su obra. La relación popular con el santo parte de una leyenda popular originada en la isla de Malta.

El poder protector del santo, en la religiosidad popular, está estrechamente vinculado a la supuesta protección mágica contra las mordeduras venenosas y contra el mal influjo sobre la salud que se creía que podía ejercer la proximidad de ciertos animales venenosos, míticos, imaginarios o reales como eran: la taranta, el basilisco, las serpientes, los escorpiones. El poder protector antivenenoso del santo apóstol se hizo extensivo a la protección contra las intoxicaciones alimentarias.

Representación iconográfica oficial del santo, de frente, de cuerpo entero, coronado con un halo, sujetando una larga espada y un libro en la mano izquierda y con la mano derecha levantada en señal de dar la bendición, pero aparece rodeado de las inquietantes figuras de varias serpientes rastreras y rampantes en actitud agresiva y también la de un basilisco.
Estampa devocional popular siciliana de san Pablo, de finales del siglo XIX. Colección privada.
Imagen: figura 5, en Tra bambini e acque sporche 

El origen de las prácticas y creencias populares supersticiosas sobre el poder antivenenoso del santo se relaciona con un episodio marginal en su vida que, sin embargo, con el paso del tiempo, influyó profundamente en los modos de expresión de la adoración populares. Se cuenta que el naufragio se produjo en la isla de Malta alrededor del año 60 d.C, mientras el apóstol estaba siendo conducido prisionero hacia Roma para ser juzgado.

La tradición del Nuevo Testamento relata así el episodio milagroso:
Superado el peligro de morir ahogados en el mar a causa del naufragio, supimos por sus habitantes que la isla alcanzada se llamaba Malta. Los habitantes nos trataron con mucha amabilidad, encendieron un gran fuego para que pudiéramos secar nuestros húmedos huesos y recuperarnos del frío. Pablo también recogió una brazada de ramas secas para la hoguera, y cuando las echó en fuego, una víbora despertada por el calor saltó fuera enfurecida y se le agarró en la mano.
Los isleños, viendo la bestia colgando de la muñeca, pensaron: "Este hombre no debe ser muy bueno si, apenas ha escapado del naufragio, la Justicia divina no le va a permitir seguir viviendo por más tiempo." 
Pero Pablo sacudió la mano, y la bestia terminó cayendo sobre el fuego, sin que él mostrara padecer el menor daño. Y los que por la mordedura, esperaban ver incharse su mano, caer al suelo y morir. Viendo que no le pasó nada, cambiaron de opinión y dijeron: "Este náufrago debe ser un dios" (E. Martínez, 2002: Lucas, XVIII, 16).

Ilustración publicada en un libro religioso titulado "Novi testamenti D. N. Jesu Christi praecipuae historiae et visiones..., publicado en Francfort en 1627, obra del artista y grabador Matthäus Merian. Se han representado, simultáneamente, dos sucesos consecutivos, el del naufragio del barco romano y el de la mordedura del santo por una serpiente
Imagen: St. Mathieu Bible  

"La tradición cuenta que el santo, después del suceso milagroso, habría concedido a la isla de Malta la gracia de permanecer siempre totalmente inmune a la existencia en sus límites de serpientes venenosas y a sus tierras la de poseer fuertes poderes terapéuticos contra los efectos de todos los venenos" (Zammit Maempel G. 1977) 
También, "De acuerdo con la tradición, el santo no sólo habría destruido a todos los animales venenosos que habitaban hasta entonces en la isla, sino que cualquier animal venenoso que fuera llevado hasta aquella isla se convertiría en inofensivo, inmediatamente, al depositarlo en su tierra (Wolf, J. 1692: 407).
A partir de este episodio legendario nace, crece y arraiga una amplia tradición cultural basada en la estrecha relación mítica y ritual entre San Pablo, la isla de Malta y los venenos, que con el paso del tiempo adquirirá connotaciones y aspectos diversificados, según los lugares, pero manteniendo siempre un fuerte vínculo con el mito fundacional.

La representación de la conversión de san Pablo camino a Damasco, debería ser un escenario clásico de la iconografía del santo, pero la representación de esta estampa popular del siglo XVI diverge bastante de los cánones ortodoxos. Más allá de la figura de Cristo que aparece entre las nubes con el rollo en el que está escrito: “Saule Saule quid me persecueris” (¿Saulo, Saulo porqué me persigues?), el resto de la escena está lejos de los criterios canónicos según los cuales, habitualmente, fue descrito el episodio que fue crucial en la vida del santo. 
El elemento diferenciador más evidente lo constituye el hecho de que no se muestra a Saúlo , como suele ocurrir en otras representaciones, en el momento de caer a tierra de su caballo, deslumbrado por la aparición divina. Sino que se le muestra firmemente sentado sobre la silla de montar, con la espada levantada en la mano derecha, como signo de poder y dominio, con el caballo pavoneándose, con la pata derecha extendida hacia adelante, amenazado a un conjunto de animales terrestres "ctónicos" que consta de una víbora, un cerastes (víbora cornuda), un basilisco (mítico reptil que se creyó que nacía de un huevo puesto por un gallo) y quizá por una tarántula. Por tanto, el episodio de la conversión es sólo un truco para mostrar al santo en toda su potencia antiofídica, de hecho, es una forma de expresión gráfica de su dominio absoluto sobre los reptiles y los arácnidos venenosos, seguramente incompatible con una postura corporal diferente y menos imponente. 
Colección Cívica de Estampas "A. Bertarelli", de Milán. Grabado en madera de S. Pablo, de principios del siglo XVI.
Imagen: figura 1, en Tra bambini e acque sporche  

Fue en el ámbito de las clase sociales bajas, dónde especialmente se estableció una estrecha relación entre la creencia en el poder protector del santo y las mordeduras de serpientes, en particular, y la creencia en la protección contra todos los animales venenosos, en general, llamados popularmente “animales de San Pablo” (de Martino, E., 1961: 117) relaciones que caracterizaron muchos aspectos de las creencias y prácticas mágico-religiosas de las clases populares de Italia hasta en nuestros días.  

En el culto antiofídico y antivenenoso protagonizado por el denominado "Apóstol de los gentiles" por el activo proselitismo que mantuvo entre los romanos paganos, articulado en la estela de la tradición popular, destacaron las figuras de unos aplicadores de tratamientos terapéuticos que no eran médicos, especializados dentro del ámbito antivenenoso que actuaron en nombre del santo, sin ninguna mediación eclesiástica, fueron los denominados “hombres de la casa de San Pablo“ y “familias de San Pablo”.

En un contexto supersticiosos más general, ante el temor de sufrir emponzoñamientos de diversos tipos y orígenes, se asiste al continuo recurso a las supuestas propiedades milagrosas antivenenosas, tanto preventivas como terapéuticas, de la tierra sigilata y de los fósiles marinos procedentes de la isla de Malta. Materiales de los que que durante la Edad Media, el Renacimiento y el Barroco se hace un activo comercio por toda Europa, actividad que durará hasta mediados del siglo XVIII, por lo menos.


Conjunto de objetos relacionados con el patrocinio antiofídico de San Pablo apóstol y con sus diversas derivaciones magico-religiosas populares constituidos a partir de dientes fósiles de peces. Pertenecientes a la colección "Giuseppe Bellucci" conservada en el Museo Arqueológico Nacional de Umbría, en Perugia. Todos ellos, excepto el último, están constituidos por dientes fósiles de tiburón que son conocidos popularmente como "lenguas de san Pablo" o "lenguas de serpiente".
Imagen: lámina IV, en Tra bambini e acque sporche 

Un tipo en particular de todos los fósiles marinos procedentes de Malta, debido a sus supuestas milagrosas virtudes antivenenosas,  fue muy codiciado por los miembros de las clases dominantes de Europa, ya que era un colectivo que, permanentemente, se sentían amenazados de muerte por enponzoñamiento, debido a cuestiones sucesoriase y luchas por el poder, que se intentaban zanja por medio de los venenos mortales. Se trataba de los dientes fósiles de tiburón, también conocidos ampliamente como glosopetras, y que en el caso de los procedentes de Malta, según los casos, eran conocidos como "lenguas de serpiente" o como "lenguas de san Pablo", siendo utilizados supersticiosamente como objetos preventivos y como remedio contra envenenamientos letales, intencionados, causados por la ingestión de tóxicos por medio de los alimentos o/y las bebidas.


Nota informativa:

El texto
de esta entrada y las imágenes, excepto la primera y la cuarta, están extraídas de un trabajo del antropólogo y etnólogo, italiano, Giancarlo  Baronti, especialista en curanderismo tradicional y medicina mágica popular italiana, al que se han hecho algunas pequeñas modificaciones. El material original del Dr. Giancarlo Baronti  está contenido en el interesantísimo libro: Tra bambini e acque sporche. Immersioni nella collezione di amuleti di Giuseppe Bellucci (2008)

domingo, 31 de julio de 2016

Representación del mundo primitivo en los cromos coleccionables (3)


Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Universitat de Lleida 


Función divulgativa de las tarjetas ilustradas, a todo color, usadas como medio publicitario y de promoción comercial (3)


Como ya se ha comentado en una entrada anterior sobre este mismo tema las colecciones de cromos que emitieron muchas empresas comerciales, como regalo a los clientes que compraban sus productos, suplieron las deficiencias de otras fuentes informativas y educativas que hoy día resultan muy comunes y accesibles. Pero hace unos 100 años, a finales del siglo XIX y principios del XX, esas fuentes informativas eran inaccesibles o inexistentes para la mayoría de la población del mundo industrializado. 
A pesar de todos los avances sociales y tecnológicos, hoy en día, muchas empresas siguen distribuyendo coloristas cromos como incentivo de compra, con las mismas finalidades publicitarias y económicas con que se hacía hace más de un siglo: atraer y captar nuevos clientes, mantener a los compradores fieles, hacer publicidad de las novedades y promocionar sus propios productos frente a los equivalentes de la competencia.




Las tarjetas ilustradas de Suchard, del año 1899 (2ª parte)

Continuamos con la presentación de los 6 restantes cromos que constituían la serie de 12 estampas dedicadas a mostrar ciertas especies populares de la  fauna antediluviana comparada con fauna moderna  equivalente. Distribuidos a finales del siglo XIX por la empresa chocolatera suiza Suchard, a los compradores de algunos de sus productos derivados de la transformación del grano de cacao. La presentación de la serie se inició en una entrada de este mismo blog el pasado 27 de marzo. con los primeros seis cromos dedicados a las especies y generos siguientesCervus megacerus, Elephas primigenius, Ursus spelaeus, Plesiosaurus, Rhinoceros sansaniensis Dinotherium giganteum. 


Nº 7: Iguanodon


Aspecto de la parte anterior del cromo dedicado al Iguanodon
Imagen: Dinosaurs and Prehistoric Animals Trading Cards

En la zona izquierda se mostraba un ejemplar de la especie protagonista, "a todo color", con gran detalle y realismo, en su supuesto hábitat natural. Debajo aparece el nombre científico del animal, aceptado en aquella época: Iguanodon
Se puede observar que el iguanodonte de la ilustración luce un cuernecillo sobre la nariz....

En la parte superior del lado derecho, dentro de un círculo, se presentaba en colores gris y sepia la especie animal, de la fauna moderna, que se le asemejaba en forma y/o función ecológica, con su nombre científico: Iguana tuberinlata, en su hábitat natural. En este caso el nombre específico no es correcto debido a una errata tipográfica, debería decir Iguana tuberculata. En la actualidad el nombre científico de la iguana común o iguana verde es Iguana iguana
En la parte superior el nombre del producto anunciado: Cacao Suchard y en la esquina inferior derecha la imagen realista de un bote de Cacao Soluble Suchard.




Nº 8: Nicrosaurus

Aspecto de la parte anterior del cromo dedicado al Nicrosaurus
Imagen: Dinosaurs and Prehistoric Animals Trading Cards


En la zona izquierda se mostraba un ejemplar de la especie protagonista, "a todo color", con gran detalle y realismo, en su supuesto hábitat natural. Debajo 
aparece el nombre científico del animal, aceptado en aquella época: Nicrosaurus

En la parte superior del lado derecho, dentro de un círculo, se presentaba en colores gris y sepia la especie animal, de la fauna moderna, que se le asemejaba en forma y/o función ecológica, con su nombre científico: Rhamphostoma gangeticum


En la parte superior el nombre del producto anunciado: Chocolat Suchard y en la esquina inferior derecha, la imagen realista de dos tabletas de Chocolat Suchard, de dos diferentes variedades.




Nº 9: Laelaps aquilunguis


Aspecto de la parte anterior del cromo dedicado al Laelaps aquilunguis
Imagen: Dinosaurs and Prehistoric Animals Trading Cards

En la zona izquierda se mostraba un ejemplar de la especie protagonista, "a todo color", con gran detalle y realismo, en su supuesto hábitat natural. Debajo aparece el nombre científico del animal, aceptado en aquella época: Laelaps aquilunguis

En la parte superior del lado derecho, dentro de un círculo, se presentaba en colores gris y sepia la especie animal, de la fauna moderna, que se le asemejaba en forma y/o función ecológica, con su nombre científico: Halmaturus giganteus, en su hábitat natural. 

En la parte superior el nombre del producto anunciado: Cacao Suchard y en la esquina inferior derecha la imagen realista de un bote de Cacao Soluble Suchard.


Nº 10: Megalosaurus


Aspecto de la parte anterior del cromo dedicado al Megalosaurus
Imagen: Dinosaurs and Prehistoric Animals Trading Cards

En la zona izquierda se mostraba un ejemplar de la especie protagonista, "a todo color", con gran detalle y realismo, en su supuesto hábitat natural. Debajo aparece el nombre científico del animal, aceptado en aquella época: Megalosaurus

En la parte superior del lado derecho, dentro de un círculo, se presentaba en colores gris y sepia la especie animal, de la fauna moderna, que se le asemejaba en forma y/o función ecológica, con su nombre científico: Lutra vulgaris,  en su hábitat natural. 

En la parte superior el nombre del producto anunciado: Chocolat Suchard y en la esquina inferior derecha, la imagen realista de dos tabletas de Chocolat Suchard, de dos diferentes variedades.


Nº 11: Elasmosaurus platiurus


Aspecto de la parte anterior del cromo dedicado al Elasmosaurus platiurus
Imagen: Dinosaurs and Prehistoric Animals Trading Cards

En la zona izquierda se mostraba un ejemplar de la especie protagonista, "a todo color", con gran detalle y realismo, en su supuesto hábitat natural. Debajo aparece el nombre científico del animal, aceptado en aquella época: Elasmosaurus platiurus

En la parte superior del lado derecho, dentro de un círculo, se presentaba en colores gris y sepia la especie animal, de la fauna moderna, que se le asemejaba en forma y/o función ecológica, con su nombre científico: Boa constrictor, en su hábitat natural. 

En la parte superior el nombre del producto anunciado: Cacao Suchard y en la esquina inferior derecha la imagen realista de un bote de Cacao Soluble Suchard.



Nº 12: Ichthyosaurus


Aspecto de la parte anterior del cromo dedicado al Ichthysaurus
Imagen: Dinosaurs and Prehistoric Animals Trading Cards

En la zona izquierda se mostraba un ejemplar de la especie protagonista, "a todo color", con gran detalle y realismo, en su supuesto hábitat natural. Debajo aparece el nombre científico del animal, aceptado en aquella época: Ichthyosaurus

En la parte superior del lado derecho, dentro de un círculo, se presentaba en colores gris y sepia la especie animal, de la fauna moderna, que se le asemejaba en forma y/o función ecológica, con su nombre científico: Dephinus delphis, en su hábitat natural. 

En la parte superior el nombre del producto anunciado: Chocolat Suchard y en la esquina inferior derecha, la imagen realista de dos tabletas de Chocolat Suchard, de dos diferentes variedades.


Reflexiones recurrentes: 

Resulta muy sorprendente comprobar que en la parte posterior de los 12 cromos de esta colección, no exista ningun tipo de información científica. Sólo existe publicidad de la marca. 

Dorso de los cromos de la serie de animales antediluvianos que incentivaba la compra de las tabletas de los chocolates y de los botes de cacao soluble de Suchard

Imagen: ebay

Creemos que era necesario complementar la escueta información que aparece en su parte anterior con un poco más de información de tipo naturalista.

Cuando se comparan las viejas reconstrucciones morfológicas del aspecto imaginado, para algunos animales prehistóricos, manifestadas por las imágenes gráficas de 1899 con las imágenes actuales de su recreación moderna, se hace más o menos evidente, según los casos, que existen algunas discordancias morfológicas. Los hallazgos sucesivos de sus restos paleontológicos, por todo el mundo, durante los últimos 100 años, han permitido introducir algunos cambios, más o menos importantes, en las primeras concepciones de la morfología, hábitos alimentarios, hábitat y costumbres de algunas especies, inicialmente mal conocidas.
Los errores o aciertos de las reconstrucciones paleontológicas divulgadas en 1899 eran consecuencia de los conocimientos científicos de la época, sobre cada una de las especies representadas. 
Quizás el caso más destacable de reconstrucción errónea de un animal prehistórico sea el del inexistente cuerno nasal del iguanodonte que años más tardes resultó ser la garra hipertrofiada del dedo pulgar de este tipo de animales...

Como los nombres científicos de los seres vivos son revisados y actualizados continuamente, con el paso del tiempo, algunos nombres genéricos o específicos, antiguos o modernos, pueden perder validez y son substituidos por otros que se consideran más apropiados, ya sea por razones sistemáticas o históricas. Por este motivo, se verá que algunos de los nombres genéricos o específicos de los animales que aparecen en los cromos de Suchard de 1899, en la actualidad, ya no se usan y han sido substituidos por otros distintos, considerados más válidos, de manera que en la actualidad esos mismos animales son denominados con otros nombre científicos más o menos distintos. Así podemos comprobar que actualmente ciertos nombres genéricos antiguos como LaelapsRhamphostoma y Halmaturus ya no se utilizan habiendo sido substituidos por Dryptosaurus, Gavialis Macropus, respectivamente. Que tampoco se utilizan ciertos nombres específicos antiguos tales como Laelaps  aquilunguis que ha sido substituido por Dryptosaurus  aquilunguis, que Halmaturus giganteus ha sido substituido por Macropus giganteusque Lutra vulgaris  ha sido substituido por Lutra lutraque Rhamphostoma gangeticum ha sido substituido por Gavialis gangeticus y que Iguana tuberculata, ha sido substituido por Iguana iguana, etc.


Fuentes:

- Anónimo. Dinosaurs and Prehistoric Animals Trading Cards. Chromolithographs   Half Tones (1890s-1920). Copyright Expired
- Khodorowsky, Katherine & Robert, Hervé. 2009. "Le chocolat précurseur de la réclame", en, Tout sur le Chocolat. Odile Jacob Ed.
- Van den Bosch, Albert. Chocolat SUCHARD 1899. SERIE 80. 12 CHROMOS, en Dinosaurs and Prehistoric Animals Trading Cards. Collectomania

sábado, 9 de julio de 2016

El registro fósil en la heráldica municipal europea (18)

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO,  Universitat de Lleida.




Blasones municipales, de algunas localidades europeas que se muestran orgullosas de su patrimonio paleontológico. (Continuación, parte decimo-octava).

'Samu', el "hombre más viejo"  de Vértesszőlős (Hungría)


El pequeño municipio de Vértesszőlős, en Hungría, está situado entre las ciudades de Tata y Tatabánya, está situado al pie de las Montañas Gerecseen el valle del río Átalér, un afluente del Danubio. La erosión fluvial del río Átalér, a lo largo de los últimos periodos glaciales e interglaciales, ha formado en la parte alta de las laderas del valle, cuatro a cinco terrazas en las que abunda depósitos de la roca de travertino. Esas mismas terrazas  fluviales durante el Paleolítico eran zonas ideales como lugar de asentamiento para grupos prehistóricos nómadas. En esas terrazas fluviales, desde la época romana hasta la actualidad, se han abierto canteras para extraer esa variedad de piedra caliza cavernosa, que se adapta muy bien para la construcción debido a su fácil corte y bajo peso. 
En una de las canteras del municipio dedicadas a la explotación de piedra travertino, en la década de 1960, se produjo un importantísimo hallazgo paleoantropológico, a nivel europeo y mundial, que hizo muy famoso, en todo el mundo, a este pueblecito húngaro. En la localidad se encontró un gran asentamiento prehistórico, supuestamente ocupado por un grupo de individuos de una especie considerada una forma de transición entre el  Homo erectus y el Homo sapiens más primitivo, a la que se denominó H. sapiens paleohungaricus. 



Blasón municipal de Vértesszőlős

Un suceso histórico y científico tan sumamente importante para la pequeña localidad, quiso el gobierno municipal que quedara recogido de forma simbólica y permanente en el escudo municipal de la pequeña localidad magiar. El nuevo escudo municipal fue diseñado y aprobado legalmente, hacia 1970.

Aspecto del escudo cívico de la población de Vértesszőlős, con los  4 elementos heráldicos más representativos de la localidad.
El actual escudo municipal del pueblo de Vértesszőlős presenta en el tercio inferior una forma puntiaguda de color verde claro que simboliza la colina Vértes, un elemento orográfico de importancia local, cuyo nombre se encuentra como prefijo en el nombre de este pueblo, desde 1909.

En el interior de la figura orográfica antes citada, aparece incluida la cabeza y el cuello de un hombre calvo, representada de perfil. Se trata de un personaje prehistórico que es apodado "Samu" y con menos frecuencia "Sam", por los habitantes de la localidad y de la comarca, como forma abreviada del nombre "Samuel", que le fue impuesto por el Dr. Laszlo Vertes, tras su descubrimiento. Se le atribuyen unos 300.000 años de antigüedad y es el elemento paleontológico de este escudo cívico magiar.

Sobre la cima de la colina y por encima de la cabeza humana, un racimo de uvas doradas sobre una hoja de parra verde oscuro, en alusión a la actividad agrícola más típica e importante de los viejos tiempos que dio origen al nombre del pueblo: Szőlős (viñedo), usado hasta 1909 en que se decidió modificarlo, y que se ha conservado como sufijo del nombre actual.

El color azul claro del fondo, se refiere al cielo soleado de la comarca, pero también al emblema de los repobladores de origen eslovaco que desde principios del siglo XVIII viven en esta zona. Cuando los condes Antal y József Eszterházy, atrajeron como repobladores a campesinos católicos de esta etnia para que se instalaran en las aldeas de su propiedad, después de vencer a los ocupantes otomanos de este territorio y que la zona hubiera sido abandonada por los habitantes turcos que anteriormente la ocupaban, bajo dominación otomana y con la finalidad de que los campesinos católicos contrarrestaran a los repobladores húngaros luteranos de aldeas de zonas circundantes.



Un poco de historia del sitio arqueológico 

A pesar de las numerosas excavaciones arqueológicas realizadas en Hungría, con anterioridad a 1960, nunca antes había sido encontrado un sitio arqueológico del Paleolítico en todo su territorio.

En 1950 Viktor Budó y István Skoflek, profesores de biología en la Escuela Secundaria de Eötvös mientras realizaban prospecciones biológicas en el lugar, descubrieron algunos restos fósiles de la flora prehistórica en una cantera de piedra caliza travertínica. Su edad se estimó entre 400000 y 500000 años de antigüedad.

En 1962 el geólogo Márton Pécs, que llevaba a cabo unos estudios estratigráficas en las capas de travertino de una cantera en la que se extraía este tipo de roca, encontró los primeros artefactos arqueológicos prehistóricos: unos canto de cuarcita tallados al modo Olduvayense mezclados con huesos de animales, como restos de cocina.

Desde 1963 hasta 1968, un equipo de arqueólogos dirigido por el Dr. Laszlo Vertes llevó a cabo una amplia investigación arqueológica en las canteras de travertino de la localidad en el transcurso de la cual se hallaron diversos restos óseos humanos.

Réplica del fragmento de cráneo humano fósil, expuesta en el Museo de Vértesszőlős con el rótulo "Homo erectus (seu sapiens) palaeohungaricus, apodado Sámuel"
Imagen: Wikipedia

Durante las excavaciones del yacimiento, entre 1962 a 1968, se encontraron un total de 8890 piezasarqueológicas entre las que, además de los pocos fragmentos de huesos humanos de fama mundial, también se hallaron alrededor de 100 dispositivos completos manufacturados en el Paleolítico inferior, considerados como herramientas prehistóricas de piedra tallada, consistentes en fragmentos de piedra utilizados como herramientas de corte tales como cinceles con acabado unifacial, cuchillas bifaciales, sencillas hachas de mano, raspadores y ralladores. 
Además se hallaron muchos fragmentos de huesos de animales, con marcas de haber sido manipulados para obtener carne o tuétano. De los restos óseos de animales que fueron descuartizados por humanos, hallados en el yacimiento de Vértesszőlős se han identificado restos de caballos de bosque (Equus mosbachensis), ciervos comunes europeos (Cervus elaphus) y bisontes esteparios (Bison Schoetensack = B. priscus). También se encontraron un gran número de huesos de osos de las cavernas ancestrales (Ursus deningeri) de los que no está claro si se depositaron de forma natural por causas no humanas o si fueron una acumulación de origen humano.

Además en los depósitos de travertino también se habían conservado muchas huellas de algunos animales que habían pasado por el lugar, se habían acercado a beber o se habían revolcado en el lodo.

Aspecto del nivel estratigráfico de travertino, en el yacimiento de Vértesszőlős que contenía abundantísimos restos arqueológicos, antropológicos y paleontológicos, según muestra una fotografía realizada durante la época de excavación. Al fondo, dos arqueólogos realizando trabajos rutinarios de limpieza


Dada la extraordinaria importancia mundial de los hallazgos arqueológicos en Vértesszőlős, el gobierno estatal hizo lo posible para que el día 1 de mayo de 1968 se abriese en la localidad, un pequeño museo a cielo abierto, como una extensión local del Museo Nacional de Budapest. 

Tan implicado estaba el profesor László Vértes 
en las excavaciones del yacimiento de Vértesszőlős que a menudo decía: "Vivo y muero por Vértesszőlős." Esta declaración de amor por el estudio del yacimiento más importante de su vida se confirmaría trágicamente poco después de la apertura del museo. El 20 de agosto de 1968, a los 54 años de edad, el Dr. Vértes murió de colapso cardíaco. Su inesperado fallecimiento provocó que el trabajo que él dirigía personalmente, en el yacimiento de Vértesszőlős, resultase muy difícil de continuar sin su presencia y se estancase.

Placa conmemorativa de bronce colocada en el lugar donde se produjo el hallazgo de los primeros restos óseos de un hombre prehistórico en Hungría. La leyenda escrita en idioma magiar dice: "En este lugar se hallaron huesos del cráneo del Hombre de las cavernas. 1965, VIII, 21" 
En parte derecha se ha representado la reconstrucción del perfil imaginario de un hombre primitivo que es apodado popularmente “Samu”, abreviación de Samuel, debido a que los primeros indicios del futuro hallazgo se produjeron el 20 de agosto, festividad de San Samuel, profeta y la extracción completa se realizó al día siguiente.
Imagen: Panoramio


Un poco de paleontología humana

Durante las excavaciones de 1965  se encontraron cuatro fragmentos de dientes de leche inequivocamente humanos, pertenecientes a un niño de cerca de siete años, en las capas de travertino de una cantera de la localidad. Pertenecían a un canino y a molares inferiores del lado izquierdo de la mandíbula (En la literatura los ejemplares se conocen como VSZ I ). 
El denominado Homo sapiens paleohungaricus de Vértesszőlős, inicialmente considerado como una variedad antigua y local del Homo sapiens, posteriormente fue asimilado a la variedad de humanos antiguos denominada Homo sapiens heidelbergensis que acabó convirtiéndose en la especie Homo heidelbergensis  de la que por lo tanto también formaria parte "Samu" y toda su gente.
El origen humano de los fragmentos de dientes de leche era cuestionable, sus características indicaban que debieron pertenecer a niños del tipo de personas que vivieron en Europa, antes del hombre de Neanderthal, muy probablemente correspondieron a un niño/a del hombre de Heidelberg 

Durante la misma campaña de excavación, el 21 de agosto de 1965, igual que en el caso anterior, en una capa de travertino, a unos 8 metros de distancia del hallazgo de los dientes humanos, se encontraron de nuevo restos óseos del hombre prehistórico (En la literatura se conoce como VSZ II ). 
Se trataba de parte del hueso occipital que probablemente pertenecía a un varón adulto, joven. Las deformaciones que son visibles en el hueso se produjeron a título póstumo por el almacenamiento en capas de travertino, ninguna fue de origen patológico. En la gran apertura occipital hay rastros perceptibles, de los cuales L. Vértes creyó que eran restos de remoción del cerebro y posiblemente el resultado de canibalismo ritual. Sin embargo este punto de vista, actualmente, se considera poco probable. 
Antropologicamente con el fragmento de hueso es difícil determinar con precisión el volumen cerebral del del cráneo de "Samu", pero estaría comprendido entre 915 cc. y 1225 cc.,  aproximadamente, entre la capacidad craneana de Homo erectus y la de Homo heidelbergensis.

Representación artística e imaginaria de una reunión familiar de un grupo de humanos prehistóricos, de la especie Homo antecessor precursora de H. heidebergensis. La reconstrucción morfológica se ha llevado a cabo a partir de los restos óseos hallados en ls Sima de los Huesos, en el yacimiento de Atapuerca (Burgos). Dibujo original del paleoartísta Mauricio Anton 
Imagen: Origen de los humanos modernos-I


La edad del nivel de la capa de travertino que contenía el fragmento de cráneo humano, medida utilizando el métodos del torio-uranio, indica una antigüedad de unos 350000 años, mientras que utilizando el método de resonancia electrónica, el resultado indicaba una edad de unos 333.000 +/- 17.000 años. 
La edad de los huesos de animales y de las cenizas se determinó en alrededor de 350000 años y por lo tanto se situaría en el Pleistoceno medio.
Por lo tanto "Samu" y su gente vivieron en el centro de Europa hace unos 300000 años



Fuentes:

- Anónimo. Samu, az ősember és élettere – Régészeti kiállítóhely, Vértesszőlős. Komárom-Esztergom Megyei 
- Anónimo. Vértesszőlős. Wikipedia
- Anónimo. Vértesszőlős Őstelep. Wikipedia
Anónimo. SamuWikipedia