miércoles, 14 de octubre de 2020

El registro fósil en la heráldica municipal europea (33)

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO, Universitat de Lleida.

Blasones municipales, de algunas localidades europeas que se muestran orgullosas de su patrimonio paleontológico (Parte trigésima)


Blasón cívico de Beša, en Levice (Eslovaquia)

El pueblo de Beša está situado en el suroeste de Eslovaquia, en la región de Nitra, en el límite de los distritos de Levice, al que pertenece, y el de Nové Zámky. Está situado en la parte occidental del distrito de Levice, siendo el tercer pueblo más occidental del distrito de Levice.

El blasón municipal que hoy se presenta constituye una auténtica rareza heráldica y también una singularidad paleontoheráldica, ya que Beša es el único pueblo de Eslovaquia y también de Europa, cuyo escudo de armas municipal contiene dos figuras heráldicas que representan un par de 'colmillos' de mamut lanudo (Mammuthus primigenius)

Aspecto del blasón municipal del pueblecito eslovaco de Beša. En un único campo, sobre fondo rojo, aparecen cinco símbolos representativos de la localidad. En su centro, hay tres figuras heráldicas en posición vertical que hacen referencia a la principal actividad económica de la población, la agricultura cerealista. Pero desde nuestro punto de vista, las figuras heráldicas más interesantes son las dos más externas, los dos colmillos o defensas de aspecto elefantino que aparecen rodeando a las anteriores. Con ellas se hace alusión al hallazgo de los restos de un mamut  en la localidad. Existen otras versiones en las que las figuras están perfiladas en negro.
Imagen: Cortesía del Sr. Kristián Václav.

En algunas localidades de Europa y especialmente de Rusia y de su federación de repúblicas asiáticas, existen escudos municipales, o de distrito, con representaciones integrales o parciales de mamuts lanudos, con sus dos 'colmillos' correspondientes, pero en ningún caso aparecen las 'defensas' del mamut aisladas, separadas de la cabeza del animal emblemático. 


El hallazgo de 'el mamut de Beša' (Bešiansky mamut) y sus influencias sociales

Uno de los hechos más significativos en la historia del pequeño pueblo de Beša, fue el descubrimiento de algunos restos óseos de un antiguo esqueleto de mamut. Este hecho sucedió a principios del siglo XX, en el año de 1902. Los huesos fueron descubierto por los obreros que trabajaban en la excavación del terreno para construir un sótano, de la que había de ser la futura casa de Áron Krén, propietario de aquel terreno situado en el centro del pueblo. Actualmente el edificio donde se produjo el hallazgo paleontológico es el nº. 115 de su calle. 

Reproducción, a tamaño natural, de un mamut lanudo, expuesta en el 
Museo de Historia  Natural de Bratislava. A su lado, el tamaño de una muchacha visitante puede dar idea de sus dimensiones reales aproximadas. Fotografía original de Aggelos Mantas 
Imagentripadvisor

Los restos óseos que formaban parte del esqueleto de mamut se encontraron en el interior de una capa de tierra situada a una profundidad de entre 3,40 a 4,55 metros y estaban dispersos en un área de aproximadamente 7 metros cuadrados. 
El descubrimiento de aquellos enormes huesos prehistóricos provocaron una gran conmoción entre los habitantes de la localidad pues no se sabía a quien podían haber pertenecido, en  el pasado, pues había teorías para todos los gustos. 
Sorprendentemente, el conocimiento del hallazgo de aquellos huesos no causó el mismo efecto en el Dr. August Frangenan, director del Museo Nacional de Budapest, quien no mostró ningún interés en visitar el hallazgo ni en adquirir aquellos despojos prehistóricos para su museo. 

Retrato de Andrej Kmeť un polifacético cura castólico que ejerció como botánico, arqueólogo, etnógrafo y activista cultural y económico.  Fue quien se interesó y compró los grandes hueso hallados en 
Beša que resultaron ser los restos de un mamut, motivo por el que lor restos fueron conocidos popularmente como "el mamut de Beša" y también como "el mamut de Kmeť "
Imagen: MONUMENTORUM TUTELA.  Ochrana pamiatok 30. Pamiatkový úrad. Slovenskej republiky. Bratislava. 2020

Afortunadamente para la conservación del patrimonio paleontológico eslovaco, Andrej Kmeť, un sacerdote católico, que era un conocido naturalista y coleccionista de antigüedades y, también miembro colaborador de la Sociedad Eslovaca de Museos (Matica Slovenská), mostró un gran interés por aquellos restos óseos del esqueleto del mamut descubierto en Beša. Andrej Kmeť fue quien finalmente compró, por 600 coronas, los huesos del mamut a Áron Krén, el propietario de la casa y, por lo tanto, también el propietario de los restos del mamut hallados en su parcela.

Durante todo el siglo XX, se fueron descubriendo algunos otros restos de mamut en diverssas localidades de la comarca, en algunos pueblos próximos como Trávnica y Podhájska, pero aquellos nuevos hallazgos nunca llegaron a ser tan importantes como los del hallazgo de 1902, en Beša.
Hasta el año 1960 los restos óseos del mamut lanudo hallados en Beša, fueron los restos de esta especie animal, hallados en mejor estado de conservación, en toda Eslovaquia. Estas circunstancias particulares hicieron que el pueblecito de Beša adquiriera un gran renombre a nivel nacional.

Los restos del mamut hallados en 
Beša, actualmente están expuestos en el depósito del Museo de Historia Natural de Bratislava. Detrás de los huesos hay un el panel informativo, que ayuda a contextualizar los huesos expuestos. Arriba, a la izquierda una fotografía con los restos a medio excavar y arriba, a la derecha, con los restos desenterrados y expuestos sobre la tierra. Abajo a la izquierda, esquema del esqueleto de un mamut con las partes halladas en Beša, señaladas pintadas de color amarillo. 

En el año 1993 se colocó ceremoniosamente una modesta placa conmemorativa en la fachada del edificio donde, en 1902, se descubrieron los restos del esqueleto del mamut. Participando en aquel evento Matica Slovenská, una importantísima institución científica y cultural eslovaca,  relacionada con la ciencia, las bibliotecas y los museos eslovacos más importante de la república.
En el texto dice: “Durante la construcción de esta casa, en 1902, se excavó un esqueleto de mamut que fue conservado por Andrej Kmeť, en la delegación del Museo Nacional Eslovaco, en Martin." 

Fotomontaje en el que aparece arriba, la fachada principal de la casa, en la excavación de cuyo sótano, en 1902, aparecieron los famosos restos del mamut emblemático de la localidad. En la parte superior derecha se puede apreciar un rectángulo oscuro, es la placa conmemorativa.
En la parte inferior aparece la placa conmemorativa con el texto alusivo al hallazgo. 
Imagen: Museo Bratislava

El hallazgo paleontológico de aquellos huesos de mamut resultó ser muy importante en su tiempo, puesto que fue el primer descubrimiento, en Eslovaquia, de restos de mamut lanudo de verdadera importancia. Este acontecimiento puso al pueblo de Beša de actualidad, la prensa de la época contribuyó a situarlo en el mapa de Eslovaquia. La consideración de la relevancia histórica y científica del hallazgo paleontológico, fue tenida en cuenta por parte de la Comisión Heráldica Eslovaca, ubicada en Bratislava, en el momento de diseñar el blasón municipal del pueblo de Beša, determinando la inclusión de las defensas de mamut, entre los símbolos generales más representativos de la historia y las actividades de aquella población. 
Al incluirse un par de colmillos de mamut en el nuevo blasón municipal, resultó un emblema cívico muy singular. Tal singularidad se la otorgaba un hecho diferencial particular, el de que la localidad de Beša, sería el único municipio, en toda Eslovaquia, que mostraría en su escudo municipal la representación de un par de 'colmillos' de mamut lanudo, junto a los demás símbolos heráldicos, más típicos y representativos, de esta localidad eslovaca. 
El actual blasón municipal, fue aprobado legalmente por la Comisión Heráldica Eslovaca, en el año 2002.

Aspecto del sello oficial del ayuntamiento de Beša, mostrando el blasón de la localidad en su parte central. Entre los distintos símbolos heráldicos que contiene el sello, debe remarcarse la presencia del par de colmillos de mamut lanudo. 
Imagen: Kniha Beša (1292-2018)  


El escudo precursor

Pero la singularidad heráldica antes comentada, no era ninguna novedad, pues con anterioridad al año 2002, la localidad eslovaca de Beša ya había utilizado la representación de las defensas de mamut en otro blasón anterior, muy distinto al actual. Desconocemos en qué fecha, concreta o década aproximada, empezó a usarse aquel blasón, pero sabemos que el uso de blasones municipales, en localidades pequeñas, empezó a generalizarse en Eslovaquia a partir de mediados de la década de 1980, por tanto podría haber surgido por esta misma época. También sabemos que el escudo antecesor nunca fue legalizado, aunque desconocemos los motivos de tal situación. 
El escudo municipal anterior también incluía el par de 'defensas' de mamut lanudo, haciendo alusión al hallazgo paleontológico de 1902, pero con una posición y disposición heráldica muy distinta a la que presentan en el actual blasón municipal. En el escudo municipal anterior, los dos colmillos de mamut estaban situados en la parte inferior del escudo, dispuestos cruzados, con las puntas hacia arriba, pero tumbados, no levantado, sobre fondo negro y rojo. Más arriba, había un brazo que sostenía una espiga granada, figura que se ha seguido conservando en el escudo municipal actual, aunque con menor relevancia pues comparte protagonismo con dos aperos agrícolas. Todo lo anterior, lo hemos sabido gracias a algunos comentarios y una imagen que reproducía una tarjeta postal de recuerdo turístico, de la localidad de Beša, publicada entre los años 2000 y 2002, que aparecían en el libro Kniha Beša (1292-2018) 


Tarjeta postal de recuerdo turístico de una visita a la localidad de Beša, publicada ente los años 2000 y 2002. Se muestran diversas vistas fotográficas de diferentes elementos histórico-culturales locales. En el centro aparecen el escudo y la bandera de la localidad. 
Imagen: Gentileza de Sr. Kristián Václav.

Otro documento que nos ha permitido conocer el aspecto del escudo municipal anterior, es otra imagen remitida gentilmente por el Sr. Kristián Václav, a petición nuestra. En dicha imagen fotográfica que reproduce el rótulo informativo e identificador, situado en la entrada de la Oficina Municipal de Beša, se puede apreciar con mayor nitidez, la exacta composición heráldica del mismo escudo.

Rótulo informativo e identificador, situado en la entrada de la Oficina Municipal de Beša, fotografiado entre los años 2000 y 2002. En la parte izquierda aparece el escudo de la República Eslovaca y en la derecha el anterior blasón municipal de la localidad de Beša
Imagen: Gentileza del Sr. Kristián Václav. 



Agradecimientos

Agradecemos al Sr. Kristián Václav, autor del libro Kniha Beša (1292-2018), que trata sobre la historia y la geografía del pueblecito eslovaco de Beša, el envío de tres de las imágenes que ilustran esta entrada: la primera y las dos últimas  En la primera se puede apreciar el aspecto que tiene el  blasón municipal actual y en las otras dos el que tenía el blasón municipal precursor del actual.


Fuentes

- Anónimo. História obce Beša. Sitio oficial del municipio de Beša  
- Anónimo. Symboly obce.  Sitio oficial del municipio de Beša
- Anónimo. Beša (Okres Levice)  Wikiwand   
- Anónimo. Mammut (Wappentier). Heraldik-wiki 
- Václav, Kristián (2018). Kniha Beša (1292-2018) 

lunes, 7 de septiembre de 2020

Representación del mundo primitivo en los cromos coleccionables (9)

Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Universitat de Lleida.

Función divulgativa de las tarjetas ilustradas, a todo color, usadas como medio publicitario y de promoción comercial (10)

IL MONDO ANTEDILUVIANO una serie italiana de cromos de Liebig, sobre fauna prehistórica, de hace 99 años (Segunda parte)


Recapitulación

En la entrada publicada el pasado 30 de marzo de 2020 se informaba de los avatares bélicos que rodearon la publicación de esta serie de cromos naturalistas italianos y de lo poco que se había podido averiguar sobre algunas de sus diferentes versiones en otras lenguas europeas. Solamente que muchas de aquellas versiones como la alemana, la española, la francesa, la holandesa, etc. habían resultado casi completamente o totalmente destruidas, por efecto de los sucesivos enfrentamientos por la conquista de ciudades clave, en el transcurso de los cuatro brutales años de guerra que duró el conflicto bélico denominado la Primera Guerra Mundial (1914-1918).


Restantes tarjetas cromolitografiadas de Liebig de la serie italiana Nº 1123: Il mondo antediluviano (nos. 4-6/6)



Mammut / Mosasauro

La información naturalista que se aportaba en la parte posterior del cromo dice lo siguiente:

EL MAMUT era más grande que el elefante de hoy, y también le ganaba por el extraordinario desarrollo de los colmillos y por la complicada estructura de los molares. Su espeso pelaje nos lleva a creer que vivía en regiones frías y con niebla.

EL MOSASAURO era un animal grande con una longitud de 7 a 8 metros; como una anguila gigante con cabeza de cocodrilo y cuyas mandíbulas, con numerosos dientes afilados, demuestran su régimen carnívoro.



Información científica complementaria, actualizada:

Mamut

Los mamuts (Mammuthus) son un género extinto de mamíferos proboscídeos de gran tamaño, miembros de la familia Elephantidae, de unas dimensiones iguales, y en algunos casos superiores, a las de los elefantes modernos. Existieron desde hace aproximadamente 4,8 millones de años hasta hace apenas 3700 años, vivieron en las épocas del Plioceno (Neógeno tardío), Pleistoceno y Holoceno (Cuaternario).
Se han descrito numerosas especies, siendo el mamut lanudo la más conocida de todas. Se han hallado fósiles de mamut en Norteamérica, Eurasia y África. No deben confundirse con los mastodontes (Mammut), que son una familia distinta de proboscidios. 
Los mamuts se caracterizaban principalmente por su cabeza abombada, probóscide musculosa y largos colmillos curvados. Las especies norteñas se encontraban recubiertas de pelo largo y denso para soportar los fríos glaciares de su ecosistema.


Mosasuro

Mosasaurus ("lagarto del río Mosa") es un género extinto de reptiles saurópsidos de tipo  mosasáurido que vivieron a finales del Mesozoico, durante el período Cretácico (Maastrichtiense), hace entre 70 y 66 millones de años, en el área marina que actualmente se corresponde con el interior de ciertas zonas actuales de Europa Occidental, Norteamérica, Sudamérica y de la Antártida. Su nombre hace referencia al hecho de que el primer espécimen fue hallado en un lugar cercano al curso del río Mosa. En una cantera de piedra caliza situada en el Monte San Pedro, una colina cercana a la ciudad de Maastricht, Países Bajos, en 1764.  Los primeros restos conocidos por la ciencia fueron un cráneo fragmentario que fue recolectado por el teniente Jean Baptiste Drouin en 1766.


Mastodonte  / Glittodonte 

La información naturalista que se aportaba en la parte posterior del cromo dice lo siguiente: 

EL MASTODONTE era un enorme elefante caracterizado por sus molares con hinchazones mamelares y sus incisivos inferiores dispuestos como dientes verticales, mientras que los superiores generalmente estaban curvados hacia arriba.

EL GLIPTODONTE tenía una longitud de unos tres metros, incluida la cabeza y la cola. Era miembro de la familia de los desdentados, pero con un gran caparazón compuesto de escamas hexagonales, que cubrían todo el cuerpo. Tenía que conseguir su comida cavando la tierra; luego se refugiaba acurrucado en cuevas.



Información científica complementaria, actualizada:

Mastodonte

Los mastodontes eran una clase de grandes proboscidios prehistóricos, recubiertos de pelo grueso, más o menos  largo y denso, uno de los representantes más conocidos de este grupo fue  el mamuts lanudo (Mammuthus primigenius) que pertenece al género Mammuthus. 
Los mastodontes eran mamútidos, por que pertencían a la Familia:  Mammutidae, (família que antiguamente fue llamada Mastodontidae). 
Los mastodontes son una familia extinta de mamíferos proboscídeos que son conocidos normalmente como mastodontes. No deben confundirse con los mamuts, que pertenecen al género Mammuthus y forman parte de la familia Elephantidae.

La familia  Mammutidae está lejanamente emparentada con la familia de los elefantes  (Elephantidae), donde se clasifican todos los elefantes actuales. 
Los mastodontes aparecieron en Eurasia, en el Oligoceno, hace unos 20 millones de años, y desde allí se fueron extendiendo a África y a América, donde la familia persistió hasta el Pleistoceno, e incluso al principio del Holoceno (época actual).​ 
Se admite como probable que la extinción de la última especie, Mammut americanum, cuyos fósiles han sido encontrados en Norteamérica, fuera acelerada por la caza practicada por los primeros pobladores humanos de América y se produjo hace sólo 10.000 a 8.000 años, .


Gliptodonte

Los gliptodontinos (Glyptodontinaeson una subfamilia extinta de mamíferos placentarios del orden Cingulata, emparentados con los actuales armadillos sudamericanos, de la familia Chlamyphoridae. Tenían una cubierta o caparazón corporal y craneal, formados por muchas pequeñas piezas duras fusionadas que actuaba como una armadura protectora. En algunas especies la cola tenía una terminación gruesa y acorazada que debió servirles como una maza defensiva.
Originarios de Sudamérica, los diverso géneros se distribuyeron por todo el continente americano, cuando se formó el istmo de Panamá, hace solamente 2 millones de años. Se extinguieron todas las especies hace unos 8.000 años, en el evento de extinción del Cuaternario, probablemente por efecto combinado del cambio climático y la caza humana excesiva.


Pterodattilo / Plesiosauro

La información naturalista que se aportaba en la parte posterior del cromo dice lo siguiente:

EL PTERODATTILO, de dimensiones que variaban desde las de la paloma hasta las de los buitres mayores, era un reptil con un cuerpo de mediano tamaño, de cola corta, con un pico largo y agudo, equipado con dientes muy fuertes. Poseía una membrana alar muy ancha, gobernada por el dedo meñique, desmesuradamente alargado.

EL PLESIOSAURO era un gran animal acuático de unos 5 metros de largo, notable por su cabeza de lagarto, sus dientes delgados y estriados, su cuello enormemente largo, su abultado torso no blindado, su cola comprimida y sus extremidades en forma de aleta



Información científica complementaria, actualizada:

Pterodáctilo

Los pterodactiloideos (Pterodactyloidea, del gr. "dedos con alas") son uno de los dos subórdenes que constituyen el orden Pterosauria de reptiles voladores prehistóricos o pterosaurios.
Reciben el apelativo de pterosaurios de cola corta, en contraposición a los miembros del otro suborden, los ranforrincoideos o pterosaurios de cola larga.
A veces reciben el nombre común de pterodáctilos, término que en ocasiones se aplica también a todos los pterosaurios, y que otras veces se usa para referirse solo al género Pterodactylus.
Entre los ejemplos más conocidos de pterodactiloideos se encuentran Pterodactylus, Dsungaripterus, Pteranodon y Quetzalcoatlus.



Plesiosauro

Los plesiosauros son un orden extinto de saurópsidos (reptiles) sauropterigios que  evolucionaron a partir de los remotos notosaurios​ que tenían un cuerpo parecido al de un cocodrilo. Aparecieron a principios del período Jurásico, a finales del período Triásico​ y perduraron hasta la gran extinción del límite K-T, al final del Cretácico. Habitaron en todos los océanos y mares de su época. Los plesiosaurianos típicos tenían cuerpo ancho, cola corta, extremidades convertidas en aletas.
Como grupo, los plesiosaurios eran los animales acuáticos más grandes de su tiempo, e incluso los de menor tamaño alcanzaban los dos metros de largo. Alcanzaron mayor tamaño que los cocodrilos más grandes, y eran más grandes que sus sucesores, los mosasaurios.  Mientras los pliosaurios de cuello corto parecen haber sido rápidos nadadores, los   pliosaurios de cuello largo parecen haber evolucionado para conseguir una óptima maniobrabilidad  más  que para alcanzar una alta velocidad. 


Algunas reflexiones personales

A pesar de tratarse de cromos publicados hacia finales del primer cuarto del siglo XX, el aspecto estético resulta anticuado, además, el contenido del texto naturalista del reverso del cromo también resulta poco actualizado para esa época. Tal vez estos aparentes desajustes cronológicos se deban al hecho de las convulsas circunstancias políticas, sociales y bélicas que rodearon su lanzamiento editorial. Unas circunstancias tan dramáticas como destructivas que rodearon la vida de la población de gran parte de Europa, durante primer cuarto del siglo XX, situación que tal vez desaconsejo la publicación en las fechas inicialmente prevista, obligando a los promotores y editores a posponer bastantes años la publicación de esta serie de cromos.


Fuentes

- Anónimo. Agathaumas sylvestrisWikipedia

- Anónimo. DimetrodonWikipedia
- Anónimo. DiplodocusWikipedia
- Anónimo. Dryptosaurus (Laelaps). Wikipedia
- Anónimo. Glyptodontinae. Wikipedia
- Anónimo. HadrosauridaeWikipedia
- Anónimo. Mammuthidae. Wikipedia
- Anónimo. Megaloceros giganteus. Wikipedia
- Anónimo. Mosasauridae. Wikipedia
- Anónimo. Plesiosauria.  Wikipedia
- Anónimo. Pterodactyloidea. Wikipedia  
- Gola, Emilio. Enciclopedia Liebig 3. Series: 1084 – 1455 (1914 – 1920).
- Lilloni, Fabrizzio. Le serie Liebig italianeLa collezione  figurine Liebig di Fabrizio (my Liebig collection).
- Sanguinetti, Oscar & Sanguinetti Orlando. Storia figurine LiebigFilatelia Sanguinetti
- Verzellesi, William. Un fatto curioso e interessanteCollezionare ... Che passione !!!


lunes, 20 de julio de 2020

Folclore paleontológico italiano (13)

Heraclio Astudillo-Pombo. Universitat de Lleida


Interpretaciones, creencias, relatos legendarios y usos populares de algunos fósiles en las regiones alpinas y pre-alpinas italianas (3)

Determinadas secciones de los moldes internos y externos de ciertos bivalvos megalodóntidos, fueron los fósiles que en la antigüedad hicieron volar la imaginación de los montañeses del norte de Italia (3)

Marcas de pisadas de vaca, de buey, de asno, de caballo, de mula, de cabra, de ciervo y también de Jesús, de la Virgen y del diablo, sobre las rocas triásicas de los Alpes y Prealpes italianos (III)


Restos fósiles de megalodóntidos triásicos, interpretaciones fabulosas y relatos legendarios, en el norte de Italia (2)


Leyendas de motivación paleontológica en la Región de Lombardía (2)


Interpretaciones fabulosas y relatos legendarios en localidades de la prov. de Como, Reg. de Lombardía (2)




La muraglia del Sasso Malascarpa, construida por el Diablo, que las brujas transformadas en cabras o cabalgando caballos salvajes y machos cabríos, usaban como trampolín para atajar camino y llegar volando hasta la cima de la montaña de los Corni di Canzo, para celebrar allí el Sabbat. Canzo, prov. Como (Primera parte)


Introducción naturalista 

En cierto lugar del área natural forestal denominada Foresta di Corni di Canzo, por hallarse situada alrededor de las tres cimas montañosas llamadas Corno, en el territorio de la localidad lombarda de Canzo, existe un conjunto rocoso singular, formado por una serie de peñas calizas, alineadas sobre el terreno, con un marcado aspecto ruiniforme que es denominado il Sasso Malascarpa (1198 m.). A su alrededor se ha acotado un área del terreno con fines de educación, protección y conservación, denominada Riserva Naturale Sasso Malascarpa, que incluye terreno de dos municipios: Canzo (prov. di Como) y Valmadrera (prov. di Lecco).  
El logo representativo de la Reserva es una curiosa figura en forma de corazón. En realidad, esa figura es una representación de la concha o del molde interno, en vista lateral, de un fósil muy típico, en alusión a la presencia de los restos fosilizados de un tipo de molusco triásico del género Conchodon o Conchodus


Detalle de la portada de un tríptico informativo para visitantes turísticos , publicado por el Ente gestor de la Riserva Naturale Sasso Malascarpa. En el centro se puede ver la representación del fósil emblemático de la Reserva: Conchodon
Imagen: ERSAF Ente Regionale per i Servizi all’Agricoltura e alle Foreste

El Conchodon es un fósil-guía, característico del Triásico superior, muy abundante en el estrato de roca caliza que compone il Sasso Malascarpa y que ha resultado ser un tipo de fósil muy influyente sobre la fantasía popular, como un potente generador de inspiración fabulosa en el folclore literario y credencial asociado a estas peñas. 

Panel informativo monográfico sobre los fósiles más característicos del Sasso Malascarpa, los conchodones. En la esquina superior derecha también se puede ver el característico logo acorazonado de la Reserva. Fotografía de  Renato Magni.
Imagen: Weebly


El Sasso Malascarpa, un muy curioso  elemento geológico y raro referente excursionista y topográfico, motivador de la presente entrada, está situado en el norte de Italia, junto a la línea divisoria entre dos de las diversas provincias que constituyen la región italiana de Lombardía. Dentro del  territorio del pequeño municipio de Canzo, localidad que se ubica entre las localidades de Erba (prov. di Como) y de Valmadrera (prov. di Lecco). 


Esquema geográfico simplificado para informar al visitante sobre la oferta de rutas turísticas disponibles, la distribución de los diferentes itinerarios y la ubicación  de los diversos elementos históricos, etnográficos, geológicos o deportivos. En el centro de la parta alta del gráfico se ve la situación relativa del Sasso Malascarpa.
Imagen: Racconti di montagna

El singular conjunto geológico del Sasso Malascarpa, también fue conocido antaño con el sobrenombre de il muraglione (el murallón) o la muraglia (la muralla), debido a su particular aspecto de grueso muro y, más anteriormente aún, con el nombre de il Muro del Diavolo. 

Cuando eSasso Malascarpa es visto desde la lejanía, su apariencia resulta semejante a la de una gruesa y vieja muralla medio derruida, como si formara parte de una antigua fortificación abandonada. Visto desde la cercanía su aspecto impresiona más aúnpues pueden percibirse algunos detalles "arquitectónicos" significativos que no resultaban visibles desde la lejanía. De cerca se puede apreciar que el murallón parece estar constituido con unos enormes bloques de piedra de forma y tamaño irregular, pulidos por la acción de la intemperie y desgastados por el paso del tiempo, con algunos de ellos, en su parte cimera que parecen haber quedado desencajados o removidos y otros que se han desplomado, junto a su base. Pero se puede ver que el conjunto de bloques que forman la supuesta muralla, parecen estar alineados cuidadosamente, dispuestos estratégicamente sobre la parte más alta de una ladera y de una suave cresta montañosa. Además esa muralla presenta una especie de "puerta" en su zona central, en la parte más elevada del terreno, por la que pasa un camino que antaño fue muy usado por pastores, vaqueros y cazadores y hogaño por excursionistas. 



Aspecto de la zona inferior izquierda del afloramiento del estrato calizo, denominado il Sasso Malascarpa, visto por su lado meridional yendo en dirección a las tres cimas denominadas Corni di Canzo. El conjunto rocoso, observado desde una cierta distancia, muestra su innegable semejanza con una muralla ciclópea, en ruinas. Fotografía original de Sergio Scanzioli.
Imagen: Obiettivo Orobie


Geológicamente hablando, el Sasso Malascarpa, es la parte aflorante de un antiguo estrato de roca caliza dolomítica, de un color gris muy claro, casi blanco en los días muy soleados. Un tipo de roca sedimentaria de origen marino, constituida por carbonato de calcio y magnesio (dolomita), denominada técnicamente Dolomia que en este caso particular es denominada Dolomia de Conchodon, por ser éste tipo de moluscos bivalvos fósiles el más característico y predominante en su contenido fosilífero. Se trata de un tipo de roca sedimentaria calcárea constituida por finísimos sedimentos marinos depositados en el fondo de antiguas lagunas litorales, a principios del Mesozoico, durante el Triásico superior, por lo que tienen una antigüedad de entre 235 y 199 MA. Fue en esa época cuando vivían densas colonias de moluscos megalodóntidos, semienterrados en el lodo marino en el fondo de someras lagunas marinas, filtrando la materia orgánica en suspensión, de la que se alimentaban.


 Esquema tridimensional, en el bloque diagrama de la derecha se representa un pequeño grupo de bivalvos megalodóntidos, semienterrados en el lodo, filtrando. En el bloque diagrama de la izquierda se representa un pequeño grupo de bivalvos megalodóntisos fosilizados e incluidos en la matriz de roca y la figura resultante en la superficie de la roca cuando su concha es seccionada por la erosión o la fractura. 
Imagen: Thenius-Vavra 1996

Como muchas de las conchas aparecen dispuestas en "posición de vida", debemos suponer que un episodio violento y rápido, tal vez una súbita anoxia por un fuerte calentamiento del agua, mató a millares de los conchodones residentes por asfixia y luego las conchas fueron quedando enterradas en el sedimento que iba precipitando y formando el material de aquel estrato. Durante el proceso de litificación del sedimento, el material original de las conchas se disolvió y migró al sedimento, siendo sustituido por dolomita procedente de la matriz sedimentaria, por eso ahora no se encuentran conchas, sino rellenos minerales amoldados y pseudoconchas de dolomita o moldes internos y externos de dolomía.


Variación del aspecto de los moldes internos de diferentes ejemplares de Conchodon, según sus diferentes edades. Arriba los más jóvenes de la serie y abajo los más viejos. Representados en vista superior (izda.) y lateral derecha e izquierda (ctro. y dcha.), mostrando su característico aspecto acorazonado... o apezuñado, según cómo haya estado influida la interpretación del observador, por una mentalidad realista o fantasiosa
Imagen: Conchodon

Una vez completamente litificado, este estrato, formando parte de un grueso "paquete" de estratos empezó a ser levantado de su posición horizontal original, como todos los que constituyen el Macizo de los Alpes, durante el Cenozoico, del Paleoceno al Eoceno, hace entre 37 y 24 millones de años, cuando se produjeron los enormes movimientos tectónicos desencadenados por la Orogenia alpina, cuando la placa africana comprimía fuertemente contra la placa europea,  levantándose hasta quedar casi completamente verticalizado. 

El curioso aspecto fragmentado que presenta la masa rocosa que constituye el Sasso Malascarpa, fue aquello que indujo a pensar, antiguamente, que pudiera ser una muralla artificial, que aparentemente no podía haber sido construida por manos humanas. 

Detalle de la parte central superior del Sasso Malascarpa, en vista semilateral, con una figura humana que sirve para dar idea del tamaño relativo. Se puede apreciar el aspecto de muralla inclinada, formada por apilamiento de gruesos bloques de tamaño ciclópeo. En la parte izquierda se puede ver parte del tajo que ejerce como portón para atravesar cómodamente la muralla.
Imagen:
gianolinibike


Pero lo que parecen ser enormes bloques de piedra, de caras casi rectangulares, son el resultado de la combinación de tres fenómenos totalmente naturales. 
- La existencia en la masa rocosa de un sistema de antiguos planos de estratificación, paralelos entre sí 
-La formación de un sistema de finos planos de agrietamiento y fracturación de la masa rocosa (diaclasas), por efecto de enormes tensiones orogénicas, que son perpendiculares a los planos de estratificación mencionados. 
- Posterior existencia de fenómenos de carstificación superficial, que va actuando sobre la masa de roca caliza, originalmente continua y compacta. El agua de lluvia cuando se carga de CO2 atmosférico o edáfico se vuelve ligeramente corrosiva para la caliza.  Cuando se infiltra a favor del sistema de finas grietas y discontinuidades de la masa rocosa, va disolviendo muy lentamente  el carbonato de calcio y magnesio (dolomita) que compone la roca dolomía, ampliando las finas discontinuidades inicialmente existentes en la masa rocosa, que  por este procedimiento se fue fragmentando, muy lentamente a lo largo de milenios, en una multitud de bloques. Con el resultado de que al cabo de varios milenios de carstificación, actuando sobre  toda la masa aflorada del estrato rocoso, esta acabaría adquiriendo un falso aspecto de muro de piedra seca, confeccionado con grandes bloques. 
Todo el proceso geofísico y geoquímico que permite entender la carstificación de la roca caliza, resulta muy lento y muy complejo, y su conocimiento científico bastante reciente, por lo que cualquier persona común, de hace siglos, no se lo podría ni llegar a imaginar y otra persona de tiempos modernos que no tuviera una cierta formación geológica tampoco.



Aspecto de una superficie plana de roca caliza, a la que la carstificación superficial, aprovechando el sistema de diaclasado preexistente ha fragmentado intensamente dándole de manera natural la apariencia de una antigua cantera romana, para la extracción de bloques de piedra.
Imagen: Geomorfología para todos

Además de todo lo anterior, Il Sasso Malascarpa, debido a estar  constituido por roca dolomía de Conchodon, incluye en su interior una gran cantidad de restos fósiles de este género de antiguos moluscos bivalvos marinos que se hacen visibles en la superficie de la roca. Consisten esos restos fósiles en pseudoconchas, moldes externos y moldes internos de las mismas, que generalmente aparecen seccionados por la erosión o fracturación y mucho más raramente enteros. Muchos de los restos fósiles de Conchodon aparecen seccionados de una forma particular, de tal manera que la sección produce una figura muy característica que en el pasado dio lugar a interpretaciones fabulosas de tipo mítico-legendario, relacionadas con la religión.


Dibujo esquemático, representando un conjunto de secciones de pseudoconchas y moldes internos de restos fosilizados de moluscos megalodontidos, del género Conchodus gumbelii, del Triásico superior, con un aspecto que por su forma y tamaño se asemejan a la de una pezuña bovina o caprina. Este esquema fue dibujado a partir de una losa pulida de dolomía de Conchodon, existente en el Museo de Historia Natural de Viena. Esa losa procedía de la zona montañosa, austriaca, de Tennengebirge (Modificado a partir de Zapfe, 1957).
Imagen: Fossil shells sections 

Según la opinión de los observadores más románticos, aquellas figuras que se podían ver en la superficie de las rocas, tenían una forma parecida a corazones. Contrariamente, otros observadores menos románticos, eran de la opinión de que algunas de aquellas marcas, las más grandes y de forma casi circular que eran bastante escasas las menos, se asemejaban a las huellas dejadas por los cascos de un caballo, mientras que otras, las más abundantes mayoría, se asemejaban a las huellas dejadas por el impacto de una pezuña de cabra, de gran tamaño. Antiguamente, incluso se atrevían a imaginar muy fantasiosamente cómo se habían podido formar aquellas figuras.


Ignorancia, fantasía y temores asociados

Desde hace varios siglos la extraña apariencia de construcción artificial, su raro aislamiento , su elevada posición geográfica, su buena visibilidad y la presencia de unas marcas peculiares en la roca, han inquietado a las gentes más ignorantes y supersticiosas, cuando se acercaban a de este elemento rocoso singular. Su presencia en el paisaje subalpíno, ha estado estimulando la inquietud y la fantasía de los habitantes de los valles cercanos, durante siglos, aguijoneándoles a buscarle unas extravagantes explicaciones a la presencia de tal monumento, en aquel paraje inhóspito y solitario.
Pero encontrarle explicación naturalista al origen de aquel monumento natural, no era tarea fácil, hace unos pocos siglos, para los habitantes de aquella zona montañosa. La ignorancia de innovadoras explicaciones racionales y la dificultad para comprender la complejidad de las explicaciones científicas de ciertos procesos geológicos, entonces, mal conocidos, favorecieron que la fantasía popular tuviese que imaginase explicaciones más accesibles y mucho más comprensible para la mentalidad sencilla, crédula y supersticiosa de aquellos montañeses.


Detalle mostrando un grupo de bloques de piedra componentes del muro del Sasso Malascarpa mostrando las extrañas figuras en relieve que muestran las rocas (fósiles de Conchodon). Formas que dieron pie a interpretaciones fantasiosas y a la invención de leyendas populares explicativas, protagonizadas por el Diablo y las brujas. Fotografía de Gianni Molteni
Imagen:
Camminando...: Sasso Malascarpa e Campi solcati


Las extrañas figuras, impresas en la superficie de aquellas rocas, vagamente semejantes a huellas de pisadas de animales de pezuña hendida (cabra, oveja, ciervo, vaca, cerdo, etc.), hace algunos siglos, eran de naturaleza y origen totalmente desconocidos para la gente común, y su presencia en aquel lugar resultaba del todo inexplicable y por ello sumamente inquietante. 



Otro afloramiento de estratos, casi verticales, il Sasso Rigato que forma parte del Monte Prasanto, muy cercanos al Sasso Malascarpa, por cuyo aspecto muralliforme y proximidad, también era considerado como una parte más de la misma fortificación diabólica.
Imagen: Montagnamania

Durante siglos pasados, bajo unas condiciones de vida cotidiana muy duras y azarosas, con un claro predominio de concepciones sobrenaturalistas e ideas mágicas, la población vivía agobiada por sus duras condiciones de vida y por sus amplios temores supersticiosos.
El aspecto amurallado del afloramiento rocoso y la presencia de las figuras con aspecto de huellas de pezuñas animales, se convirtieron en un enigma inquietante que estimuló la imaginación fantástica de muchos de los antiguos habitantes de las localidades de los valles del entorno de il Sasso Malascarpa, que se dedicaron a imaginar causas, condiciones y agentes causales, inventando unas posibles explicaciones comprensibles y creíbles en aquella época, de tipo sobrenaturalista, todas erróneas, que comunicaron a su coetáneos y transmitieron a sus descendientes en forma de narraciones legendarias.



Otro afloramiento de estratos, casi verticales, muy cercanos al Sasso Malascarpa, por cuyo aspecto muralliforme y proximidad, también era considerado como una parte más de la misma fortificación diabólica. Fotografía original de Stekal
Imagen: Conchodon (?) al Sasso Malascarpa

Durante los siglos XVII y XVIII, fuertemente influidos por la ignorancia de la población y de ciertas ideas religiosas, fanáticamente obsesivas, según las cuales el demonio y las brujas eran los culpables de todos los incidentes domésticos, accidentes individuales o colectivos y catástrofes climáticas y meteorológicas, el lugar se relacionó con ciertos tipos de seres maléficos imaginarios, enemigos de las buenas gentes y contrarios a los principios y valores de la religión cristiana, dominante en la moral y muy influyente en la vida social, en la conservadora sociedad de la región lombarda. Se creía en aquella supersticiosa época, que el Diablo, los demonios y las brujas campaban a sus anchas por aquellos parajes remotos y que mensualmente se reunían para celebrar la fiesta infernal del Sabbat en lo más alto de las montañas de la zona, en los tres Corni di Canzo. Nada que deba resultarnos extraño o sorprendente, algo muy común en una época en que la firme creencia en estos seres imaginarios, estaba promovida por la religión y muy arraigada en todas las regiones rurales más aisladas, de la Europa cristiana.



Las brujas y sus vuelos nocturnos, supuestamente realizados sobre diferentes tipos de cabalgaduras animadas, en realidad se trataría de sus demonios tutelares adoptando diversas apariencias, son los personajes más vinculados al Sasso MalascarpaEn esta ilustración se ha representado una gama variada de unas y otras, tal como los imaginaba la fantasía popular de siglos pasados.
Imagen: Flirk


En el aspecto general de aquellos peñascos y en algunos detalles bien visibles de il Sasso Malascarpa, se creyó percibir indicios de la ocurrencia de ciertas intervenciones sobrenaturales, protagonizadas por los tipos de seres malignos antes mencionados. Las explicaciones fantásticas y supersticiosas sobre el Sasso Malascarpa se fueron transmitiendo, de generación a generación, en forma de relatos legendarios.


El Diablo fue el constructor de il Sasso Malascarpa, de Canzo

Durante varios siglos (s XVI-XIX) la mole rocosa del Sasso Malascarpa fue considerada por los sectores sociales menos instruidos y más supersticiosos de la población de aquella zona, como una construcción artificial, de origen sobrehumano y ejecutada por constructores infernales. Tal suposición popular sobre el origen del curioso afloramiento rocoso, se basaba en la evidencia de su curioso aspecto de desaliñada y vieja muralla ruinosa, supuestamente construida con unos enormes bloques de piedra, que a pesar de ser de formas y tamaños irregulares, parecían estar hábilmente equilibrados, perfectamente encajados unos con otros y bien nivelados. La aparente apariencia artificiosa hizo suponer a los lugareños que este conjunto no podían ser una obra de la naturaleza, sino producto del artificio y que por su especial constitución y localización, solamente podía haber sido levantado por unas manos sobrehumanas. Algunos relatos atribuyeron su construcción al mismo Diablo, trabajando en solitario, mientras que otros cuentan que le ayudaron sus demonios. Tales personajes serían quienes habrían dejado impresas las huellas de sus pezuñas sobre los bloques de roca que componen el  Sasso Malascarpa, como testimonio de su presencia y de su autoría, mientras ejercían su actividad de constructores, desplazándose sobre las hiladas de bloques de la muralla que estaban levantando, mientra iban subiendo y encajando aquellos grandes bloques de piedra. 

Otro protagonista de muchas acciones sobrenaturales y de muchos temores supersticiosos de los cristianos, fue el Diablo y también sus demonios. El cristianismo satanizó a diversas divinidades paganas relacionadas con la sexualidad y una de ellas fue Pan, semidiós protector de los pastores y rebaños en la mitología griega, cuya monstruosa imagen híbrida, medio humana y medio caprina, fue asignada al diablo. Faunos y sátiros mitológicos, corrieron la misma suerte. Grabado antiguo representando un sátiro sonando un instrumento musical. Se pueden apreciar que sus pies lucen pezuñas. Ilustración extraída del libro Monstrorum historia de Ulisse Aldrovandi (1642).
Imagen: Pinterest

Por toda Europa han existido bastantes leyendas que atribuían al Diablo la construcción de acueductos y puentes naturales y artificiales, realizados en una sola noche de trabajo, pero son muy escasas las leyendas que atribuían al Diablo la construcción de murallas o muros. Este es uno de esos pocos casos.


A falta de una ilustración del Diablo constructor, ambientada en el Sasso Malascarpa, de Canzo, nos vemos obligados a tener que recurrir a una moderna estatua de bronce representando al diablo segoviano Segodeus. Este personaje sería el supuesto diablo constructor del acueducto romano de Segovia. La figura ha sido colocada recientemente en recuerdo de la popular leyenda segoviana, se ha representado un simpático y orondo diablo que está sosteniendo con un artilugio tecnológico romano, el último bloque de roca que faltaba para completar la construcción del acueducto y así poder cumplir su pacto diabólico. Se cuenta que el hueco correspondiente a ese último bloque, es donde hoy se aloja la imagen de la Virgen de Fuencisla
Además como un toque de humorística modernidad se le ha añadido un teléfono móvil, con el que Segodeus está haciéndose una selfie
Imagen: Nikita B. & Tripadvisor


...Y san Martino fue su destructor
Según contaba una vieja leyenda comasca: Al principio de los tiempos, Dios se vio obligado a compartir el gobierno del mundo con su enemigo el Diablo. Astutamente Dios le cedió al Diablo la propiedad y el gobierno de las zonas montañosas, pues eran las zonas más inhóspitas e improductivas y por lo tanto pobladas con menos cantidad de almas humanas. Pasado mucho tiempo, un día el Diablo se enteró de que había llegado de tierras lejanas un predicador llamado Martino [Martin de Tours] que se había instalados en las tierras más bajas de su reino, logrando convertir al cristianismo a todos los habitantes de aquella zona baja. 

El Diablo, inquieto porque el predicador pudiera venir a desalojarlo de su reino y convertir al cristianismo a sus últimos súbditos montañeses, decidió construir un muro infranqueable  para cerrarle el paso al santo predicador, cuando ascendiera desde las tierras bajas. El Diablo, puso manos a la obra, recogiendo y transportando grandes piedras que iba subiendo y encajando y en una sola noche de trabajo agotador construyó la imponente muraglia del Diavolo, una parte de la cual, es lo que hoy se conserva arruinada y es conocida como il Sasso Malascarpa y otros releves próximos
Pero un buen día, el santo cristianizador Martino, considerando que ya estaba preparado para enfrentarse al Diablo, decidió subir donde residía el Diablo para conquistar las almas de sus desgraciados adoradores. Cuando Martino ascendió de las tierras altas y se topó con el infranqueable muro diabólico quedó indeciso, pero luego le lanzó un potente conjuro de exorcista, reforzado con la ayuda de su cruz, y la gran muralla se desmoronó en un instante y quedó arruinada, tal como se ve hoy día. 
El Diablo huyó para refugiarse en la cima de una montaña cercana donde tenía su residencia, pero allí le estaban esperando un grupo de arcángeles que le dieron una soberana paliza y le rompieron los cuernos en tres fragmentos que cuando cayeron al suelo, brotaron de ellos las tres cimas montañosas que hoy son conocidas como los tres Corni de Canzo. 
Después de realizar esta proeza, el santo predicador fue muy admirado por aquellas gentes paganas, a las que pudo convertir al cristianismo con sus sermones y consejos. Todos los habitantes de aquellos valles que anteriormente veneraban al Diablo, empezaron a venerar a Cristo. Años más tarde, cuando Martino ya estaba muerto y canonizado, los habitantes del lugar, agradecidos por su obra evangelizadora, construyeron una pequeña iglesia, en su honor, dedicada a su veneración personal: Santuario di San Martino (Valmadrera).


Otros argumentos pro-diabólicos, de tipo filológico

Aún existen más argumentos en favor de la autoría del Diablo, como constructor del Sasso Malascarpa. Según la opinión de algunos etnógrafos locales estudiosos del folclore comarcal que han hecho un análisis e interpretación etimologistas del topónimo Sasso Malascarpa, complementados con la influencia que pudieran tener como evidencia las marcas de pezuñas de animales que aparecen estampadas en la roca del Sasso. En primer lugar el posible significado del nombre Malascarpa haría referencia a una clase muy particular de zapato (scarpa) y la identidad de su misterioso y poderoso portador. Según los mencionados estudiosos, el prefijo mala indicaría una vinculación de aquel zapato con el mal o la maldad. Por lo tanto este particular nombre de lugar, señalaría que quién calzaba unos zapatos tan especiales, como para dejar marcas de pezuña bestiales, no podía ser nadie más que el Maligno, es decir, el Diablo. Pues nadie más en el mundo, a parte de las propias cabras, tenía unos pies de aquella forma tan particular como para haber dejado unas marcas caprinas, caballares o vacunas sobre aquella dura y casi vertical superficie rocosa, nadie más que el Diablo podría ser capaz de ascender o descender y pasearse por una superficie rocosa que es casi vertical, sin despeñarse.
De manera coherente con este tipo de creencias supersticiosas, aquellas marcas eran denominadas localmente con nombres tales como: scarpa del Diavolo (zapato del Diablo), passo del Diavolo (pisada del Diablo) o zoccolo del Diavolo (pezuña del Diablo), etc..




Dos de las numerosas marcas cordiformes que aparecen estampadas sobre la superficie de las rocas del Sasso Malascarpa de Canzo que antiguamente, debido a su vago aspecto caprino se atribuyeron al paso del Diablo por aquel lugar. Por efecto de esta creencia supersticiosa los lugareños denominaron este tipo de figuras zoccoli del Diavolo, passo del Diavolo, impronte dil Diavolo, etc.  
Hacia mediados del siglo XIX, los naturalistas ya las habían identificado como figuras, totalmente naturales, causadas por las secciones de los moldes internos y de las pseudoconchas de unos moluscos prehistóricos, a los que denominaron Conchodon,




Continuará... y entonces se tratará sobre las brujas del Sasso Malascarpa