sábado, 23 de febrero de 2019

Representación del mundo primitivo en los cromos coleccionables (5)

Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Universitat de Lleida 


Función divulgativa de las tarjetas ilustradas, a todo color, usadas como medio publicitario y de promoción comercial (5)


Como ya se ha comentado en una entrada anterior sobre este mismo tema las colecciones de cromos que, durante el último tercio del siglo XIX, emitieron muchas empresas comerciales, como regalo a los clientes que compraban sus productos, suplieron las deficiencias de otras fuentes informativas y educativas que hoy día resultan muy comunes y accesibles. Hace unos 100 años, desde finales del siglo XIX y principios del XX, ciertas fuentes informativas como las revistas ilustradas eran inaccesibles para una población mayoritariamente analfabeta o las bibliotecas públicas eran escasísimas o inexistentes. Para la mayoría de la población del mundo industrializado, los cromos aportaban un poco información sobre muchos temas diferentes que, al ser fundamentalmente gráfica, resultaba fácilmente comprensible. 
A pesar de todos los avances sociales y tecnológicos y la desaparición de las barreras culturales antes citadas, hoy en día, muchas empresas siguen distribuyendo coloristas cromos como incentivo de compra. Lo siguen haciendo con las mismas finalidades publicitarias y de beneficio económico con que se hacía hace más de un siglo: atraer y captar nuevos clientes, mantener a los compradores fieles, hacer publicidad de las novedades y promocionar sus propios productos, frente a los equivalentes de la competencia.



Las tarjetas ilustradas francesas del Chocolate D'Aiguebelle, del año 1900: "Les Âges de la Terre" (2ª parte)
La serie de cromos geológicos «Âges de la Terre» (Parte II)


Recapitulación

La serie de temática geológica titulada «Âges de la Terre», es decir,  "Edades de la Tierra" estaba compuesta por 16 cromos de cartoncillo, organizados geocronológicamente, en un sentido bastante semejante al actual, determinado por la moderna secuencia temporal de la escala cronoestratigráfica internacional. Dividido, por ejemplo, en Eones (Precámbrico), en Períodos (Devónico) o en Épocas (Jurásico Inferior). Pero en los viejos cromos publicados hace hoy 118 años,  se usaron nociones geológicas histórico-temporales que hoy resultan anticuadas, como son "Edad" y "Sistema".  Aunque estas denominaciones actualmente han sido abandonadas, en la época en que se publicaron los cromos aún estaban vigentes para dividir los períodos de tiempo geológico.


El anverso de cada uno de los distintos cromos, generalmente, está ilustrado con un paisaje típico y una actividad industrial (cantera, mina, taller, etc.) correspondiente a la forma más habitual de explotación o de aprovechamiento de los materiales geológicos extraidos. Además, se acompaña de la representación de los fósiles más característicos del "Sistema" descrito y representado. 
En el reverso, hay una breve descripción del Sistema geológico representado y, al final, en forma de nota corta, la parte indispensable para la publicidad de los productos de la fábrica de chocolate.

Cromo nº 10 de la serieEn la parte superior del anverso se han representado cuatro fósiles típicos del Sistema Cretácico inferior que tal vez podrían representar, un fragmento de molde interno de ammonoideo, un fragmento mandibular de reptil marino, un ammonoideo y quizás una concha de pelecípodo o de gasterópodo marino...
En la parte inferior, se ha representado una escena doméstica de aquella época, una mujer pule y abrillanta una gran cazuela de hierro, con un estropajo impregnado de polvo de creta,  mientras  tanto un niño le muestra satisfecho los trazos que ha realizados sobre una pizarra escolar, con "blanco de España".

En el reverso del cromo, se indica que durante el Sistema Cretácico inferior, hacia finales de la Edad Secundaria, d
espués de producirse la emersión de los niveles sedimentarios, formados durante el Jurásico, en los bordes continentales se formaron  golfos poco profundos, en donde se fueron acumulando potentes depósitos de arenas, arcillas y creta, materiales geológicos cuyos usos son muy numerosos


Cromo nº 11 de la serieEn la parte superior del anverso se ha representado un paisaje forestal, mostrando el frente de explotación, escalonado, de una cantera de roca caliza, para extraer fragmentos de roca con los que producir bloques o losas, con destino construcción. Al fondo tres figuras humanas, parecen visitar un lugar sin ninguna actividad extractiva.
En la parte inferior, se han representado tres fósiles típicos del Sistema Cretácico superior que por su aspecto parecen representar, un caparazón de equinoideo de grandes placas (Ananchytes ovatus o Echinocorys ovatus?) , un gran gasterópodo marino (Fusus sp.?) y lo que quizás podría ser una extraña concha de pelecípodo... o, tal vez, un jibión o "hueso de sepia" fósilizado...

En el reverso del cromo, se indica que durante el Sistema Cretácico superior, con el que finaliza la Edad Secundaria,
durante la cual se formaron grandes depósitos sedimentarios muy regulares, empiezan a emerger, poco a poco,  los fondos marinos  hasta formar una distribución de continentes y océanos muy semejante a la actual. Los bordes del golfo que delimitaban la cuenca de París se hacen visibles. El continente africano ya se ha formado y el océano Pacífico queda bien separado del Atlántico.
En esta etapa geológica hay que destacar la formación de los depósitos sedimentarios de roca caliza pisolítica, usadas para la construcción. 


Cromo nº 12 de la serieEn la parte superior del anverso se ha  representado un complejo en el que la roca de yeso, mediante horneado y molido, se convierte en yeso en polvo, con destino a la industria de la construcción. Una carreta, tirada por dos caballos, sale cargada con sacos de yeso en polvo de las instalaciones.
En la parte inferior se han representado cuatro fósiles típicos de los estratos de naturaleza yesosa del Sistema Eoceno. Dos fósiles de restos vegetales, un hermoso esqueleto completo de "pez ángel"
(Eoplatax papilio) y el cráneo de un gran mamífero terciario que por su apariencia parece corresponder al de un uintaterio  (Dinoceras mirabile).


En el reverso del cromo, se indica que durante el Sistema Eoceno,  con el que comienza la Edad Terciaria, después del periodo de estabilidad y formación de grandes depósitos sedimentarios secundarios, la Edad Terciaria comienza con grandes movimientos terrestres. Durante el periodo Eoceno se completa la formación del océano Atlántico. Los perfiles costeros de los continentes de Europea y de América queda perfectamente definidos. La cordillera de los Pirineos se eleva. 
Entre los fósiles empiezan a destacar los mamíferos, de aquí provienen el nombre Eoceno que significa "aurora", en referencia al estado de progreso evolutivo de la vida animal, en aquella época. 
Los minerales y rocas más importantes y característicos de esta etapa geológica son las calizas groseras y el yeso o piedra de escayola.



Cromo nº 13 de la serie. En la parte superior del anverso se ha representado un crepuscular paisaje boscoso, en época invernal. La anotación que acompaña el dibujo, informa que corresponde a la zona de Fontainebleau. En la parte media e inferior izquierda se han representado cuatro fósiles típicos del Sistema Oligoceno, arriba un cráneo fosilizado, tal vez perteneciente a un ave gigante no voladora, (Gastornis sp.?) y dos conchas de gasterópodos, abajo, una impresión de la hoja de alguna planta acuática. En la parte inferior derecha se ha representado un horno de fundición de vidrio y a tres operarios, con la "caña" metálica de soplar la pasta fundida de vidrio, cada uno de ellos en tres momentos diferentes del proceso de soplado artesanal.

En  el reverso del cromo, se indica que el terreno Oligoceno,  durante la Edad Terciaria, corresponde a una gran inundación marina que recubrió una parte de lo que es hoy Europa, dando origen a los importantes depósitos de rocas calizas de Brie y de Beauce y de las areniscas silíceas de Fontainebleau, que son materiales especialmente buenos para proveer la industria local de producción de vidrio.
Este tipo de terreno geológico está caracterizado por la presencia simultánea de huesos de mamíferos, conchas de gasterópodos acuáticos e improntas de numerosos tipos de plantas acuáticas.


Cromo nº 14 de la serieEn la parte superior del anverso se han  representado cuatro fósiles típicos del Sistema Plioceno. Un gran cráneo de proboscidio (Mammuthus?). un cráneo de tigre de dientes de sable (Homotherium, Machairodus, Smilodon?), una estrecha concha de gasterópodo y una impronta de una hoja vegetal.
En la parte inferior, se ha representado el frente de explotación, escalonado, de una cantera de extracción de margas azules lacustres. Un grupo de tres operarios, va excavando manualmente el material margoso con azadón y palas, dejando un talud de bancales perfectos. El material extraído es arrojado con sus palas al interior de una vagoneta de madera que circula sobre raíles por el nivel inmediato inferior. Un cuarto operario que es quien empuja la vagoneta, también va recogiendo los restos de marga azul que caen fuera.


En el reverso del cromo, se indica que durante el Sistema  Plioceno, en la Edad Terciaria, las riveras de los lagos miocenos se fueron levantando lentamente, por eso el piso Plioceno presenta grandes depósitos sedimentarios que no son de naturaleza marina, sino lacustre continental, como son las margas azules del valle del río Saona y de la cuenca del río Po. Este tipo de materiales calizos con frecuencia son utilizadas como abono agricola, para corregir la acidez natural de ciertos tipos de suelos. 
Los animales y vegetales  de esa época, empiezan a presentar grandes semejanzas con las especies vivientes actuales.


Cromo nº 15 de la serie. En la parte superior del anverso se han representado tres fósiles típicos del Sistema Pleistoceno de la Edad Cuaternaria. Un cráneo con su enorme cornamenta de un "ciervo gigante de las turberas" (Megaloceros giganteus), el esqueleto completo de un gran mamífero acorazado, con aspecto de tortuga, el gliptodonte (Glyptodon) y una concha de gasterópodo.
En la parte inferior, se ve a un grupo de recolectores de "piedras molares" que están cargando un carro, quizás se trate de un depósito glacial, correspondiente a una antiguo depósito sedimentario de una morrena glaciar.


En  el reverso del cromo, se indica que durante el Sistema Pleistoceno de la última etapa geológica, llamada Cuaternario,  la distribución y aspecto de los continentes presenta resulta muy semejante al actual y las acciones geológicas predominantes que se producen en esa época son debidas a los efectos de los agentes atmosféricos.
Los emplazamientos de glaciares, con sus correspondientes morrenas, en las actuales regiones templadas, demuestran que, en esta época, Europa estaba cubierta de hielo como está hoy Groenlandia.
Las "piedra molares" (areniscas) que ahora son usadas para construir "ruedas de molino", y que siempre aparecen más o menos roídas y desgastadas por efecto del viento, datan de esa época geológica. 


Cromo nº 16 de la serie. En la parte superior del anverso del cromo que finaliza la serie, se ha representado un monumento funerario megalítico, del tipo denominado "dolmen", construido con grandes losas de piedra.
En la parte media se muestra un cráneo humano, un grabado rupestre de un reno y una serie de productos líticos, obtenidos con el tallado y pulido de piedras o minerales silíceos, duros, mediante las técnicas usadas en aquella época.
En la parte inferior, se muestra un alineamiento de grandes bloques de piedra, hincados en el terreno por alguna comunidad prehistórica, con finalidades conmemorativas, rituales, astronómicas, etc....


En el reverso del cromo, se indica que la Época Prehistórica de la Edad Cuaternaria, fue la última etapa de la vida terrestre, precursora de nuestra actual etapa histórica. Los vestigios encontrados entre los aluviones fluviales y en el interior de algunas grutas, demuestran la existencia de humanos dotados de inteligencia superior, ya en aquellos tiempos lejanos. Los hallazgos encontrados, tales como armas de piedra, huesos grabados y monumentos megalíticos, son un testimonio indiscutible de la existencia del hombre moderno en aquella lejana época.


Nota informativa

Todas las imágenes que reproducen el anverso de los cromos de esta serie geológico-paleontológica, han sido obtenidas a partir de las imágenes mostradas por el "Club Géologique Ile de France", en un apéndice gráfico de su articulo "Les Cisterciens de la Drôme et la Géologie", aparecido en su página web, sin nombre de autor ni fecha de publicación. Las mencionadas imágenes originales, luego fueron manipuladas digitalmente por quien escribe, siendo recortadas y mejoradas gráficamente.



Fuentes

Anónimo. Cartes réclame (Chromos) "Âges de la Terre". Chocolaterie d'Aiguebelle. Joconde Portail des collections des musées de France
- Anónimo. Les Cisterciens de la Drôme et la GéologieClub Géologique Ile de France 
Anónimo. Abadía de Aiguebelle. Wikipedia
- Anónimo. Aiguebelle Compagnie Chérifienne de Chocolaterie. Wikipedia 
- Jourdan, Geneviève. 2010. Chocolaterie d'Aiguebelle, puis distillerie. Région Rhône-Alpes, Inventaire général du patrimoine culturel.
- Lyell, Charles. 1838. Elements of geology. London. John Murray.


sábado, 26 de enero de 2019

El registro fósil en la heráldica municipal europea (27)

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO,  Universitat de Lleida.

Blasones municipales, de algunas localidades europeas que se muestran orgullosas de su patrimonio paleontológico. (Continuación, parte duodécimocuarta).


Introducción

Se prosigue hoy con la presentación de dos nuevos ejemplares de escudos cívicos municipales europeos con iconografía paleontológica. Correspondientes a los hallazgos realizados durante la segunda campaña de investigaciones sobre heráldica civil europea, relacionada con representaciones del registro fósil local. Las prospecciones heráldico-paleontológica de esta segunda campaña de investigación paleontológico-cultural fueron llevadas a término durante los periodos vacacionales de los veranos de 2015 y 2016, con unos resultados modestos pero satisfactorios, pues este campo temático ya había sido prospectado exhaustivamente por el autor durante la primera campaña (2008-2010).

En los dos escudos cívicos europeos presentados hoy, uno alemán (Großvichtach) y el otro español (Tejada), el elemento paleontológico común, que es compartido por ambos blasones, es la figura del ammonite. Un tipo de fósil bastante común en la naturaleza y que por ello aparece con una cierta frecuencia en la heráldica. Este tipo de fósil y su uso heráldico ya han sido mostradon en otras entradas anteriores de este blog, "ilustrando" los blasones cívicos de distintas localidades europeas. Pero el caso del blasón español que se presenta hoy, se trata de una absoluta primicia mundial, puesto que es la primera vez que se da a conocer el caso del blasón burgalés dotandolo de sentido y de contexto, puesto que se comenta el origen y significado de las representaciones paleontológicas que muestra.  




Grossvichtach (Marktrodach), en Alemania

Großvichtach es una aldea alemana, agregada al municipio de Marktrodach, está situada en la región de la Alta Franconia, en el distrito de Kronach que pertenece el estado federal de Baviera
Hasta el 1 de mayo de 1978 fue un municipio independiente, pero a partir de esa fecha, como consecuencia de la reforma administrativa en el estado de Baviera, fue absorbido, juntamente con otros pequeños municipios cercanos, que anteriormente también habían independientes,  por un municipio mucho mayor y más activo, el de Marktrodach.  
Hasta 1875 la aldea se había llamado simplemente Vichtach pero la formación en esa época de otra aldea, cercana, más pequeña llamada: Kleinvichtach (Pequeña Vichtachaconsejó un cambio de nombre, la aldea más antigua y mayor, pasaría a llamarse Großvichtach (Gran Vichtach).

El antiguo escudo cívico municipal que hoy ya no tiene validez legal, estaba dividido en tres campos. Dos grandes, separados diagonalmente y uno pequeño, situado en la base. Esa es la parte del escudo heráldico que nos interesa estudiar y explicar, en este blog, debido a su origen y significado paleontológico.

Aspecto del viejo escudo de armas del antiguo municipio de Großvichtach (Alemania), actualmente ya no tiene validez legal, se ha quedado obsoleto por la desaparición, en 1978, de la entidad municipal a la que representaba.
Imagen: Wikipedia

La representación de una amonita blanca situada sobre un campo negro, de la parte inferior del antiguo escudo cívico de Großvichtach, alude a un aspecto geográfico y a un hecho geológico, propios y característicos de esta localidad alemana. El primero consiste en que la aldea de Großvichtach está situada en un terreno de naturaleza caliza, razón por la que abundan los afloramientos de roca calcárea, la cual ha sido explotada como roca de construcción, siendo por tanto un material con valor económico y cultural. 
En esta zona, se da la circunstancia particular que las rocas calizas contienen una gran abundancia de conchas fósiles, procedentes de los diferentes tipos de animales marinos que, hace muchos millones de años (250-66 MA),  durante el Mesozoico, habitaron las aguas de un antiguo mar que existía entonces sobre esta región. Se da la particularidad de que la mayoría de los restos fósiles que contiene la roca caliza, corresponden a conchas de ammonites jurásicos (201-145 MA), particularidad que en su momento histórico pasado se queiso poner de manifiesto, representando de forma esquemática la concha característica de esta clase de cefalópodos fósiles, en el escudo municipal de la localidad bávara.



Tejada, Burgos, en España

Tejada es una villa y municipio de la comarca del Arlanza, en la provincia de Burgos, perteneciente a la comunidad autónoma de Castilla y León, en España.
El actual escudo municipal de esta localidad burgalesa es de muy reciente creación y aprobación. Es muy probable que la motivación que impulsó al municipio a substituir el escudo anterior, por otro que incluyera figuras que representasen les fósiles más típicos de la localidad, haya que relacionarla con la promoción de nuevas  actividades culturales en esa localidad burgalesa, tendentes a atraer la atención pública y promover el aumento de los visitantes a la población. Tales actividades están vinculadas con el patrimonio geológico y paleontológico de la localidad y su aprovechamiento por medio del geoturismo y del paleontoturismo, con unos previsibles efectos económicos muy importantes para la población local
Las suposiciones anteriores, se basan en la falta absoluta de información oficial y en el hecho de que el cambio de emblema heráldico municipal, ha coincidido, en el tiempo, con la inauguración en el año 2014, de un Centro de Visitantes y Exposición permanente, dedicados a la divulgación de la Geología y los Fósiles del término de Tejada. La nueva instalación municipal cumple las funciones de Centro de Información de visitantes y Centro de  Promoción de actividades de geoturismo, a la vez que de Centro de Interpretación y Museo del Patrimonio Geológico y Paleontológíco del municipio de Tejada.

Aspecto del actual escudo del municipio de Tejada (Burgos). Se puede ver que muestra un par de figuras idénticas de amonites, a ambos lados del tronco del árbol emblemático central. Estos dos ammonites  emblemáticos aparecen en representación del rico registro fósil de la localidad y de la abundancia de este tipo particurlar de fósiles.
Imagen: Escudos y banderas de Burgos

El escudo municipal de Tejada no aparece dividido en diferentes campos, como sucede en otros casos, como su precedente alemán. La mayor parte del campo de color blanco, del escudo indiviso de Tejada, aparece ocupada por la figura de un árbol de especie desconocida, representado desenraizado, pero con la copa completamente llena de hojas verdes, ocupando la mitad superior. En la mitad inferior del escudo están el tronco y las raíces, de color marrón oscuro, en posición central y situados a ambos lados aparecen las figuras de características de dos ammonites, de color gris, en la misma posición y orientados en el mismo sentido.

Se da la circunstancia de que la localidad de Tejada y su municipio se hallan sobre terrenos jurásicos y cretácicos, razón por la que abundan las conchas fósiles residuo de los diferentes tipos de animales marinos que, hace muchos millones de años durante el Jurásico (201-145 MA) y el Cretácico (145-66 MA) habitaron las aguas de un antiguo mar que entonces existía  sobre esta región. Se da la particularidad de que los restos fósiles que resultan más abundantes y más atractivos a la vista, por su forma y relieves, son los que corresponden a moldes internos de conchas de ammonites, particularidad que se ha querido poner de manifiesto representando de forma esquemática las dos conchas características de esta clase de cefalópodos fósiles, en el escudo municipal de la localidad burgalesa.

En el años 2010 ya se trató la curiosa y moderna costumbre paleontológica detectada esta localidad burgalesa, en el blog FOLKLORE DE LOS FÓSILES IBÉRICOS, hermano de éste: Fósiles usados como ornamentación arquitectónica (3). Sabíamos que algunos de sus habitantes "adornaban" las fachadas de piedra, de algunas construcciones antiguas, de su propiedad, recientemente restauradas, disponiendo aquí y allá algunos moldes internos de diferentes tipos de amonites, recolectados en los alrededores de la localidad. A este tipo de fósiles la gente de la zona los han denominado tradicionalmente "caracolas" por su aspecto caracoleño pues ignoraban su verdadera naturaleza
Recorriendo las calles de Tejada, sobre los muros exteriores de piedra de algunas de las casas restauradas en las últimas tres décadaspodían verse algunos ammonites de dimensiones y estado de conservación, bastante modestas, que se exponían a la vista de los transeuntes, pegados con cemento adhesivo, a diferentes alturas. 
La restauración suele ser obra de los hijos o los nietos de aquellos que las abandonaron, en la década de 1960, para "buscarse la vida" en otros lugares que ofrecieran más oportunidades laborales, para ellos, y mejores oportunidades educativas para sus hijos. 


Fuentes:

- Anónimo. Großvichtach. Wikipedia
Anónimo. Coat of arms (crest) of GroßvichtachHeraldry of the World
Anónimo. Tejada. Wikipedia 
- Herrero, A. 2007. Mesozoico, en L. R. Rodríguez Fernández y N. Heredia (Dir.) Memoria del Mapa Geológico de España. 1:50.000. Hoja 314/19-13: CILLERUELO DE ABAJO. Instituto Geológico y Minero de España. Min. de Investigación y Ciencia. Madrid
- I. P. 2012. El Museo de Geología reunirá varias colecciones particulares de fósiles. Diario de Burgos 04/07/2012

domingo, 30 de diciembre de 2018

Representación del mundo primitivo en los cromos coleccionables (4)

Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Universitat de Lleida 


Función divulgativa de las tarjetas ilustradas, a todo color, usadas como medio publicitario y de promoción comercial (4)


Como ya se ha comentado en una entrada anterior sobre este mismo tema las colecciones de cromos que emitieron muchas empresas comerciales, como regalo a los clientes que compraban sus productos, suplieron las deficiencias de otras fuentes informativas y educativas que hoy día resultan muy comunes y accesibles. Pero hace unos 100 años, a finales del siglo XIX y principios del XX, esas fuentes informativas eran inaccesibles o inexistentes para la mayoría de la población del mundo industrializado. 
A pesar de todos los avances sociales y tecnológicos, hoy en día, muchas empresas siguen distribuyendo coloristas cromos como incentivo de compra, con las mismas finalidades publicitarias y económicas con que se hacía hace más de un siglo: atraer y captar nuevos clientes, mantener a los compradores fieles, hacer publicidad de las novedades y promocionar sus propios productos, frente a los equivalentes de la competencia.



Las tarjetas ilustradas francesas del Chocolate D'Aiguebelle, del año 1900: "Les Âges de la Terre" (1ª parte)



Una fábrica de chocolate en un convento francés de monjes cistercienses

A mediados del siglo XIX se había puesto de moda en Europa, el consumo de chocolate sólido, pues se le consideraba un producto tan saludable como selecto. Para aprovechar economicamente esa tendencia social, en 1869, se creó una pequeña fabrica artesana de chocolate adjunta al viejo monasterio de la abadía de Notre-Dame d'Aiguebelle, reconstruido por los monjes pocos años antes. Con la nueva actividad manual se pretendía generar nuevos ingresos con los que contribuir a mantener la comunidad y la Orden religiosa. Aquellos primeros esfuerzos fueron coronados por unos éxitos de ventas tan inesperados que en 1875 decidieron abrir un segundo taller en el cercano convento de  Donzère, para poder aumentar la producción chocolatera con la que satisfacer la demanda de sus productos. Por eso no es extraño que en 1885, Albert Lévèque, hermano trapense responsable de la producción chocolatera, inscribiese la marca "Chocolats d'Aiguebelle" en el Libro de Registro de las Marcas Comerciales locales, existente en la localidad de  Montélimarcapital comarcal. 


Aspecto del taller monacal de chocolate del convento de Notre-Dame d'Aiguebelle. Se ven algunos monjes, con hábito religioso, y trabajadores laicos, realizando diversas labores en el obrador chocolatero del convento. Fotografía tomada hacia finales del s. XIX.
Imagen: Région Rhône-Alpes, Inventaire général du patrimoine culturel


En 1886, el fraile Leveque con un socio laico de apellido Boyet, formaron la compañía "Lévèque-Boyet et Cie" que explotaría la marca comercial "Chocolats d'Aiguebelle" hasta 1891, gestionando y comercializando la producción de la nueva fábrica de Notre-Dame d'Aiguebelle. A la vista de los buenos resultados económicos del negocio, en 1891 se fundó la "Société Anonyme d'Aiguebelle", empresa completamente laica pero fuertemente participada y controlada por la orden religiosa, para gestionar de forma más ágil la nueva fábrica de la "Chocolaterie d'Aiguebelle". También se comenzó la construcción de una segunda fábrica chocolatera, mayor y más moderna, en el monasterio de Donzère. 
En 1935 cierra la fábrica de chocolate de la abadía de Notre-Dame d'Aiguebelle. Entre 1941 y 1944, durante la 2ª Guerra Mundial, para compensar la falta de suministro de la metrópolis en materias primas (azúcar y cacao), se abren dos talleres en las colonias norteafricanas, uno en Argelia y otro en Marruecos. En 1944 se abre una moderna fábrica chocolatera en Casablanca, como filial en Marruecos de la empresa francesa, registrada como "Compagnie Cherifienne de Chocolaterie" o "Aiguebelle Maroc", que supone el cierre de los dos talleres norteafricanos. En 1978 cierra la fábrica matriz del monasterio de Donzère, en Francia, a partir de ese momento, solamente seguirá produciendo algunos de los productos de chocolate de la marca "Aiguebelle",  la "Compagnie Chérifienne de Chocolaterie", asentada en Marruecos, desde 1944.


Los cromos de los chocolates d'Aiguebelle


La nueva fábrica de chocolate de la abadía de Aiguebelle, multiplicó junto con la producción de diversas variedades de chocolates, la publicación de cromos educativos como reclamo comercial de sus productos, produciendo más de 6.000 ejemplares diferentes entre 1900 y 1919. 
Aquellos cromos reproducían en su anverso unas pequeñas imágenes coloristas y de gran calidad, además proporcionaban en su reverso, alguna otra información en forma de un texto breve. Estos reclamos comerciales estuvieron dedicados, principalmente, a divulgar entre los niños y los jóvenes, ciertos aspectos relacionados con muy diferentes temas: historia, arte, literatura, filosofía, religión, flora, fauna, paisaje, monumentos, geografía, deportes, geología, conchas, dinosaurios ... Si se había consumido suficiente cantidad de chocolate, se podían haber reunido muchos cromos y poseer muchas series completas,  llegando a constituir el conjunto de cromos una especie de enciclopedia abreviada.

Dada la especificidad temática de este blog, solamente trataremos sobre dos de las numerosas séries de cromos producidas por "Chocolaterie d'Aiguebelle": "Àges de la Terre" (1900) y "Les Fossiles" (1905). 


La serie de cromos «Âges de la Terre» (Parte I)

La serie de temática geológica titulada «Âges de la Terre», es decir,  "Edades de la Tierra" estaba compuesta por 16 cromos de cartoncillo que estaban organizados cronológicamente, en un sentido semejante al actual, determinado por la secuencia temporal de la escala cronoestratigráfica internacional. Por ejemplo en Eones (Precámbrico), en Períodos (Devónico) o en Épocas (Jurásico Inferior). Pero en los viejos cromos, publicados hace hoy 118 años,  se usan nociones geológicas antiguas, como son "Edad" y "Sistema" hoy abandonadas pero que anteriormente se usaron para dividir los períodos de tiempo geológico.


El anverso de cada uno de los distintos cromos, generalmente, está ilustrado con un paisaje y una actividad industrial (cantera, mina, taller, etc.) correspondiente a la forma más habitual de explotación o de aprovechamiento de los materiales geológicos. Además de la representación de los fósiles más característicos del Sistema descrito. Mientras que en el reverso, hay una breve descripción del sistema geológico presentado y, al final, en forma de nota corta, la parte indispensable para la publicidad de los productos de la fábrica de chocolate.


El anverso del cromo nº 1 de esta serie, estaba dedicado a mostrar aspectos clave del Sistema Precámbrico, de la Era Primaria. En la parte superior, un agreste paisaje costero de Bretaña, de naturaleza granítica. Debajo, el frente de explotación de una cantera de extracción de pórfido, tunelado y atravesado por un camino rural.

En la parte posterior, se indica que el Sistema Precambriano es el sistema más antiguo, que sus rocas provienen del núcleo eruptivo terrestre, por lo cual no contienen fósiles y que son muy duras. Sus representantes principales son los granitos y pórfidos que pueden verse en la región de Bretaña.


El anverso del cromo nº 2 de esta serie
estaba dedicado mostrar aspectos clave deSistema Silúrico, de la Era PrimariaEn la parte superior un grupo de 3 trilobites y un caparazón espiralado (¿goniatites?). Debajo, el frente de explotación de una cantera de extracción de pizarra, con un grupo de trabajadores faenando.

En la parte posterior, se indica que el Sistema Siluriano, sucedió al Precambriano, cuando tras el enfriamiento de la corteza terrestre, la atmosfera produjo la disgregación y sedimentación de sus materiales, para dar lugar a rocas menos compactas, como las pizarras laminadas. 
Durante el tiempo correspondiente al Sistema Siluriano aparecen las primeras manifestaciones de la vida, en la forma de los trilobites, animales semejantes a enormes "cochinillas de la humedad". No se hace mención de los goniatites...


El anverso del cromo nº 3, de esta serie, estaba dedicado a mostrar aspectos clave del Sistema Devónico, de la Era Primaria. En la parte superior e inferior derecha, el frente de explotación de una cantera de extracción de mármol blanco, con un grupo de trabajadores faenando. Abajo, a la izquierda, tres tipos de fósiles devonianos, sin identificar.

En la parte posterior, se indica que durante el transcurso del tiempo correspondiente al Sistema Devoniano, la desagregación de las masas terrestres no llegaron a producir grandes mares, sino solamente lagos y lagunas. En este tiempo en los mares sedimentaron grandes capas de calizas y mármoles, visibles en la zona de las Ardenas, y que resultan ser piedras de gran utilidad.

El anverso del cromo nº 4, de esta serie,  estaba dedicado a mostrar aspectos clave del Sistema Carbonifero, de la Era Primaria. En la parte superior derecha, un grupo de fósiles carboníferos: 3 ejemplares vegetales y 1 animal, no identificados. Debajo el frente de explotación de una mina de carbón mineral, del tipo denominado hulla, con dos obreros y un capataz. Arriba, a la izquierda, "el castillete" del pozo que permite el acceso, entrada y salida, hasta los diversos niveles de explotación.

En la parte posterior, se indica que durante el tiempo  correspondiente al Sistema Carbonífero, la masa terrestre emergida formaba dos grandes continentes polares, separados por un gran océano ecuatorial. En los margenes continentales crecía una gran masa de vegetación que tras ser enterrada por una inundación marina, acabaría dando origen al "mineral más útil y más conocido" de todos: la hulla.

El anverso del cromo nº 5, de esta serie, estaba dedicado a mostrar aspectos clave del Sistema Pérmico, de la Era Primaria. En la parte superior se muestra el frente de explotación de una cantera de extracción de arenisca roja. Debajo un grupo de 3 ejemplares fósiles característicos, sin identificación genérica. Son un pescado, un "testáceo" (Productus? )y un vegetal.

En la parte posterior, se indica que durante el tiempo   correspondiente al Sistema Permiano, sucedido tras la terrible inundación marina de los margenes continentales cubiertos de gran vegetación, sucedida a finales del Carbonífero, sobre los terrenos carboníferos se depositaron materiales que dieron origen a las capas de margas y areniscas, como las que se ven en los alredores de Brive y que se utilizan como piedra de construcción.


El anverso del cromo nº 6, de esta serie,  estaba dedicado a mostrar aspectos clave del Sistema Trásico, de la Era Secundaria. En la parte superior y en la inferior derecha, se muestran los frentes de explotación de dos canteras de extracción de piedra arenisca, situadas en la zona de los Vosgos. Entre ambas imágenes se muestran 4 ejemplares fósiles, no identificados. Son 2 reptiles, 1 crustáceo decápodo y un "testáceo" 

En la parte posterior, se indica que durante el tiempo  correspondiente al Sistema Triásico, que corresponde a un periodo de transición entre las erupciones primarias y las inundaciones marinas secundarias. Por este motivo este terreno encierra minas de sal gema, capas de arcillas varioladas y de areniscas compactas, indicadores de deposición lenta. Los fósiles que se encuentran son conchas pequeñas y esqueletos de pequeños reptiles...

El anverso del cromo nº 7, de la serie,  estaba dedicado a mostrar aspectos clave del Sistema Jurásico  inferior, de la Era Secundaria. En la parte superior muestra un grupo de 3 fósiles, no identificados. Parece tratarse de un ammonoideo, un pescado y un ictiosaurio. Debajo se muestra un taller de alfarería en una fábrica de loza de Bayeux, donde 3 operarios están faenando.  

En la parte posterior, se indica que durante el tiempo  correspondiente al Sistema Jurásico  inferior, se produjeron importantes inundaciones marinas de los margenes de los continentes polares y la total  inmersión de los continentes ecuatoriales. Los fósiles de ammonites aparecen en abundancia, en los depósitos de arcillas finas de Bayeux.

El anverso del cromo nº 8, de la serie, estaba dedicado a mostrar aspectos clave del Sistema Jurásico medio, de la Era Secundaria. En la parte superior se muestra el frente de explotación de una cantera de extracción de bloques de piedra caliza para construcción, con diversos obreros faenando. Langrune-sur-Mer (Normandía)
Debajo, un grupo de 4 fósiles, no identificados, de los que suele contener este tipo de caliza marina. Arriba un "belemnites", en medio un minúsculo equinoideo y debajo un "ammonites" y una "terebratula"

En la parte posterior, se indica que durante el tiempo  correspondiente al Sistema  Jurásico medio, los materiales que constituyen este terreno, se depositaron en zonas marinas de sedimentación lenta, en los márgenes de los continentes. Donde se consolidaron para dar lugar a depósitos de margas, arcillas y calizas margosas, piedras blandas usadas en construcción.



El anverso del cromo nº 9, de esta serie estaba dedicado a mostrar aspectos clave del Sistema Jurásico superior, de la Era Secundaria. En la parte superior se muestra a dos albañiles, sobre un andamio, preparando y utilizando mortero de cemento, en la construcción de una bóveda. Debajo se ve un grupo de 4 fósiles, no identificados, de los que solían contener las calizas cementeras. Parece tratarse de un reptil marino, un dinosaurio y dos conchas de gasterópodos marinos.

En la parte posterior, se indica que durante el tiempo correspondiente al Sistema  Jurásico superior, algunas zonas de los continentes empiezan a elevarse lentamente. Dando lugar a la formación de grandes acantilados, casi todos en dirección norte-sur, que empiezsn a dibujar el contorno actual de los continentes del hemisferio norte. Muchos de esos acantilados esta formados por calizas cementeras, como las de Portland


Nota reflexiva

Bastantes de las afirmaciones que se hacían, hace 118 años, en los textos de estos cromos de divulgación geológica y paleontológica, publicados con fines educativos, han sido superadas, corregidas y olvidadas. Gracias al beneficioso efecto regenerador que sobre el conocimiento científico de la naturaleza geológica, ejercen la investigación de nuevos aspectos, nunca antes estudiados, la revisión, el debate y la demostración de las ideas individuales o colectivas, aparentemente correctas y temporalmente consolidadas.


Continuará