sábado, 14 de julio de 2012

“Huevos de serpiente y lenguas de dragón” (13) (Schlangeneier und Drachenzungen)

Fósiles usados por la medicina popular y la magia defensiva, antes de 1950, en Austria y algunas zonas limítrofes, de países vecinos (Continuación, 12ª parte)

El autor del texto original, en alemán, es el Dr. Julius Georg FRIEBE, del Museo de la Naturaleza del estado federal de Vorarlberg (Vorarlberger Naturschau), en Dornbirn (Austria).

La traducción y adaptación, al español, del texto original alemán, así como la elección de las imágenes ilustrativas, ha sido realizada por Heraclio ASTUDILLO-POMBO, Dept. de Medi Ambient i Ciències del Sòl, Universitat de Lleida.
 

Creencias y prácticas populares relacionadas con algunos tipos de fósiles, considerados como “piedras curativas” (Heilsteine) o “piedras protectoras” (Schutzsteine) (Continuación, 7ª parte)


Los “Huesos de mártires” (Knochen von Märtyrern)

En el noreste de Chipre, principalmente, hay muchas cuevas que contienen muchos huesos de hipopótamos enanos (Hippopotamus minor) y, más raramente, de elefantes enanos (Elephas
cypriotes), todos ellos datan del Pleistoceno al Holoceno, hace entre 65.000 y 13.000 años, incluso se cree que el hipopotamo se extinguió más tarde, en una fecha situada entre 11.000 y 9.000 años.   
Aspecto del esqueleto, recompuesto y articulado, de un hipopotamo enano de Chipre: Hippopotamus minor

Se trata de acumulaciones de huesos de paquidermos, formadas de manera, muy similar, a como se formaron las acumulaciones de huesos de las cavernas, en algunas zonas alpinas austriacas, en las que hay grandes cantidades de huesos de osos de las cavernas (Ursus spelaeus), como por ejemplo, la Drachenhöhle (Cueva del Dragón), en Mixnitz, en el estado austriaco de Estiria. El nombre de esta cavidad austriaca, proviene de la creencia popular de que los muchos huesos encontrados allí, pertenecían al esqueleto de un enorme dragón. 
Estos huesos cavernarios, con frecuencia, han sido malinterpretados de forma muy fantasiosa, por la población local, considerándolos como los huesos de seres imaginados o míticos. Para unos eran los huesos de ermitaños santos y mártires de la fe cristiana, mientras que para otros, eran los restos de gigantes o de dragones que habían habitado aquella caverna, en tiempos remotos. 

En Chipre, hay una montaña de mil metros de altura y un radio de dos millas, cuyas cuevas contienen una gran cantidad de huesos, de varios tipos de animales e incluso de seres humanos. 

En Kyrenia [antiguamente Cirenes], los habitantes de la zona, afirmaban como si fuera una  verdad indudable que, quienquiera que se viera afectado por la fiebre, se podía curar, rápidamente, si bebía un poco de agua a la que se hubiera añadido, un poco de polvo, obtenido de raspar los "huesos de santo", recolectados en alguna de las cuevas que había en la montaña.
(Bordone, 1528; citado por Reese, 1993)

Icono de San Phanourios, militar y mártir, con viñetas representando diversas escenas clave, de su vida y su martirio. Este santo es el mártir más famoso de Chipre por ser el patrón de la isla y cuyos restos óseos y, también, los de su caballo, si hacemos caso a la tradición popular chipriota, parecen estar desperdigados por una multitud, increíble, de cuevas por toda la isla.

Mi guía, que era el sobrino del sacerdote ortodoxo griego del lugar, me dijo con reverencia religiosa, que se trataba de los huesos de los denominados "cuarenta santos", y que hasta hacía muy pocos años, entre la población rural de la zona, había prevalecido la vieja costumbre de realizar peregrinaciones hasta aquellas grutas para orar, ofrecer velas y recoger "reliquias óseas" de posterior uso medicinal. (Cesnola, 1877, citado por Reese, 1993) 

La vieja costumbre de realizar este tipo de peregrinaciones, en Chipre, todavía estaba vigente hasta por lo menos los años 70 del siglo XX, igualmente sucedía con la costumbre ancestral de ingerir polvo de huesos fósiles,  mezclado con agua, creyendo que tal preparado sería un óptimo remedio para casi todas las enfermedades conocidas en esa época.

Típico encabezamiento de una procesión, en una zona rural, según una vieja fotografía de mediados del siglo XX 

En este caso, el Dr. Julius Georg FRIEBE, autor del documento original, no hace explicita la posible relación entre los huesos fósiles de la lejana isla chipriota y las costumbres populares austriacas... Partiendo del hecho de que tienen un nombre popular en alemán, quizá no resulte descabellado suponer que tal como sucedía con las "lenguas de san pablo" y "lenguas de serpiente" (glossopetrae) y con la "terra sigillata", procedente de la cueva de san Pablo y alrededores, en Malta, los supuestos "huesos de los cuarenta mártires" chipriotas, también se pudieran haber exportado, durante décadas o siglos, a gran parte de Europa, huesos fósiles  de hipopotamos enanos, pudiendo haber llegado su comercialización farmacéutica, hasta Austria.



Las “piedras moneda” (Münzensteine), las piedras dinero (Geldsteine), los “fennigs de Maria de Eck” (Maria-Ecker-Pfennige) y las “lentejas petrificadas” (versteinerte Linsen)  



El caparazón calizo de ciertos tipos de macroforaminíferos, de forma redondeada y aplanada, dentro del que, hace millones de años, se alojaron seres unicelulares de vida marina, de la familia Nummulitidae, en algunos casos, tiene la apariencia de una moneda de piedra y en otras se asemejan a una lenteja, petrificada.
Sus nombres populares austriacos "Geldstein" y "Münzstein", equivalentes, en español a “piedra dinero“ y "piedra moneda", se deben, precisamente, a estas semejanzas.

Extraordinaria delgadez y enorme diámetro de un ejemplar de Nummulites gizhensis, ambas características le dotan de un cierto parecido con una gran moneda de piedra
Imagen: fotografía original de Pierre Thomas

La semejanza con lentejas de piedra, dio origen a este otro nombre popular austriaco: "versteinerte Linsen", o "steinernen Linsen", es decir, "lentejas petrificadas"

Aspecto de una lumaquela numulítica, calcárea, constituida por caparazones de numulites, de dos tamaños, el más pequeño, resulta muy parecidos a lentejas
Imagen:  Foraminifera

 Las acumulaciones de caparazones de macroforaminíferos, generalmente, han llegado a constituir rocas sedimentarias calizas (lumaquelas numuliticas) compactas, pero cuando la fijación de los caparazones fosilizados que proporciona la matriz caliza, es débil como en el caso de las margas o siendo fuerte, como en el caso de las calizas, pero es descompuesta por meteorización, los caparazones se van desprendiendo, individualmente, hasta llegar a formar acumulaciones, más o menos, grandes en las partes bajas del terreno, de los alrededores, en donde se concentran a millares.

El aspecto de algunos tipos de Nummulites ha dado origen a numerosas leyendas populares, ya desde tiempos muy antiguos, puesto que antes de nuestra era, fueron interpretados como antiquísimas lentejas petrificadas.

Las pirámides de Giza o de Guizeh, las más antiguas, mayores y famosas de Egipto, están construidas con grandes bloques de piedra calcárea, concretamente, de caliza numulítica. Con el paso de los siglos desde su construcción, alrededor del año 2570 a. C. y bajo las duras condiciones de intemperización egipcia, numerosos pequeños numulites fósiles se fueron desprendiendo, de los bloques de piedra,  y  se fueron acumulando, a millares, alrededor de la base de las pirámides de Guiza.

Al fondo, recortadas contra el cielo, el grupo de pirámides de Guiza

Cuando el geógrafo y viajero griego Estrabón, (s. I aC-s. I dC), visitó este lugar, aquellos pequeños numulites, fueron interpretados,  como los residuos petrificados de las lentejas con las que se alimentaban los antiguos trabajadores que habían participado, siglos antes, en la construcción de estos grandes monumentos.  Según esta interpretación, las lentejas caídas, al suelo, con el paso del tiempo se habrían ido secando y endurecidndo, acabando por petrificase completamente.


Las “lentejas petrificadas” (versteinerte Linsen), de Guttaring

Una leyenda popular originaria de Krappfeld, en el estado de Carintia (Austria),  dice lo siguiente:

En la cercana población de Guttaring, existía una iglesia consagrada a Santa Gertrudis. El día de la festividad dedicada a la santa, un agricultor pobre, a pesar de las muchas advertencias en contra que recibió de sus vecinos, en lugar de ir a la iglesia, se fue a su campo y sembró lentejas.
Como castigo, por la profanación del día de la santa, su trabajo quedó maldito y cuando llegó el tiempo de recoger la cosecha, dentro de las vainas de las legumbres, sólo encontró lentejas petrificadas. Entonces se puso a blasfemar y también él acabó convertido en una solitaria piedra que aún, hoy en día, puede verse plantada junto al terreno.

Vista de la población de Guttaring desde el llamado "Das Linsenfeld", es decir, el "Campo de las Lentejas", lugar asociado a una leyenda popular, local. Fotografía original de  Harald Hartmann

Según la misma leyenda. Ese campesino podría volver a la vida, 
solamente, si alguna persona compasiva y muy trabajadora, se apiadara de él y consiguiera recoger toda la infinidad de lentejas petrificadas, que están mezcladas en la tierra de aquel campo. Sólo entonces, cuando el campo esté completamente


limpio de lentejas malditas, el campesino petrificado conseguirá volver a la vida, tas recuperarse de los efectos petrificantes de la maldición divina. 

Detalle de la tierra del "Das Linsenfeld", en que se puede ver la gran cantidad de pequeños numulites, lenticulares, que aparecen mezclados con la tierra de ese lugar.
Fotografía original de  Harald Hartmann

Las, supuestas, lentejas, petrificadas, y la roca erecta que, supuestamente, es el campesino, convertido en piedra, han permanecido en el paisaje y en la memoria colectiva, de los habitantes de la comarca, no sólo como el legendario residuo de una cosecha maldita, sino también como un recordatorio permanente y bien visible, que ha servido, durante siglos, para mostrar el poder de la ira divina y el riesgo de sufrir un castigo semejante, al impuesto al campesino descreido de Guttaring, a cualquiera que ose ignorar las normas eclesiásticasas, asociadas a ciertas celebraciones religiosas, como eran ciertas restricciones laborales.


Los “fennigs de Maria de Eck(Maria-Ecker-Pfennige)

Antiguamente, en las zonas rurales de Alemania, estaba muy extendida la creencia de que ciertos macroforaminiferos  de forma redondeada y muy aplanados, eran dinero que  se había petrificado como resultado de algún encantamiento o de alguna maldición.
En Baviera, las Assilina exponens adquirieron un cierto papel en relación con el culto a la Virgen María, lo cual es puesto en evidencia por una leyenda popular que fue recogida a mediados del siglo XIX.


La pintura de la Virgen maría de Eck que en combinación con un temblor de tierra y la presencia de macroforaminíferos fósiles, ayudó a generar una leyenda piadosa y unas costumbres supersticiosas 

Según la mencionada leyenda popular:
Hace muchos años, fue robada una gran pintura de la Virgen María, de su santuario, situado en la montaña de Eck, vecina a la aldea de Siegsdorf. Al poco tiempo del robo, en una montaña próxima se produjo un fuerte temblor de tierra, como resultado del cual el pueblo del ladrón y la iglesia en la que había sido depositada la pintura robada, quedaron totalmente convertidos en ruinas. Entonces, el ladrón, para expiar su pecado de sacrilegio, decidió devolver personalmente el cuadro robado, transportándolo, a pie, hasta el santuario de María de Eck. 
Como el transporte del gran cuadro le resultaba muy pesado, a mitad del camino, tuvo que parar a descansar, apoyando el gran cuadro sobre una roca que había, al borde del camino. Se produjo entonces un nuevo prodigio que es visible aún hoy día. Los rayos de la aureola de la Virgen María, penetraron en el interior de la roca y produjeron la formación de unas de unas piedrecitas planas de forma circular que luego se desparramaron por el suelo llenando todo el terreno de los alrededores. 
Esas piedrecitas mostraban unas líneas concentricas que, según la interpretación popular, supuestamente, reproducían la forma de la corona de la Virgen, precisamente esa característica fue considerada como un signo infalible del origen sobrenatural de estas piedrecitas.

Acumulación de asilinas, las imaginarias moneditas  milagrosas de la virgen de Eck
Según otra leyenda popular, lo que habría robado el ladrón en el santuario no sería un cuadro, sino la caja de las limosnas para los pobres, llena de monedas, como le resultaba muy pesada, en un punto del camino, el ladrón tuvo que parar a descansar y abrió la caja, creyendo que contendría un montón de monedas, en su interior, pero milagrosamente todas las monedas, se habían convertido en piedra. Furioso el ladrón lanzó la caja al suelo saliendo de su interior las monedas petrificadas  que recubrieron, milagrosamente, todo el terreno de los alrededores del camino que conduce al santuario, en donde, desde entonces son muy abundantes.

A esas curiosas piedrecillas que los campesinos, de la comarca, denominaban "Maria-Ecker-Pfennige", es decir, los “fennigs de Maria de Eck" y a las que, hasta el primer tercio del siglo XX, se creían de formación milagrosas y de las que hasta hace poco tiempo, se decía que eran Nummulites, más recientemente se ha sabido que, en realidad son caparazones fosilizados de Assilina exponens, otro tipo distinto de macroforaminiferos,  emparentados con ellos.

Antigua tarjeta postal emitida en 1930, por el santuario de Maria Eck, en la que se han representado el paisaje montañoso y la situación de las diversas poblaciones de los alrededores que acudían en peregrinación hasta el santuario de Eck. En el círculo de abajo a la derecha, el santuario
Imagen:  Landkarten Ak Siegsdorf

Hasta no hace muchos años, durante las romerías populares que cada año se organizaban desde Siegsdorf  hasta el santuario, era costumbre recoger algunas de esas monedas petrificadas, milagrosamente, pues se las consideraba, como un amuleto protector que atraía la buena suerte y alejaba la mala. En tiempos recientes, se conserva la recolección pero, en general, como un recuerdo de la peregrinación popular realizada al santuario.


domingo, 1 de julio de 2012

Tercer Aniversario

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Dept. Medi Ambient i Ciències del Sòl. Universitat de Lleida.


1 de julio de 2012

¡Ya van  3 años, en la blogosfera, intentando divulgar contenidos de paleontología cultural y etnopaleontolgía, europeas, resultantes de nuestro proyecto de investigación!


1 de julio de 2009 - 1 de julio de 2012

 

Por tercer año, consecutivo, "seguimos abriendo la brecha" e inoculando información etnopaleontológica en el mundillo de la Etnología y entre las filas de los practicantes de la paleontología académica.

Haber alcanzado la posición que ahora disfrutamos, seguir manteniendola y conseguir continuar produciendo nuevos conocimientos, sobre estos temas tan poco estudiados "nos llena de orgullo y satisfacción", porque no ha resultado un logro fácil, ni ha sido obtenido sin grandes dosis de paciencia y esfuerzo.
Pero lo que vamos a celebrar no es solamente el triunfo sobre las dificultades que hacían más difícil el camino seguido, ni el tiempo transcurrido, sino la consecución de tres metas: persistir en el proyecto, obtener resultados y comunicarlos a quien pueda estar interesado.

Como viene siendo costumbre, en este blog, desde que celebramos el Primer Aniversario y se siguió manteniendo en el Segundo Aniversario en ester Tercer Aniversario también vamos a amenizar la conmemoración con una selección de temas musicales ofrecidos como música de fondo...de pantalla.

Y como estamos en el ciberámbito paleontológico, nada más natural y apropiado que la música que ofrecemos hoy, corra a cargo de algunos de los "dinosaurios musicales" que a mí, aún ahora, me siguen emocionando, bastante, por evocadores de viejas situaciones de tiempos pasados. 


Si algun/a jovenzuel@, de los que por aquí pasan, opina que esta oferta musical resulta "viejuna", "obsoleta" y pasada de moda, lo siento por ellos, pero el "pinchavídeos" ha decidido seleccionar los temas con unos criterios musicales y paleontológicos muy personales....y si alguien no está de acuerdo, entonces, ya puede ir pensando en aplicarse aquella vieja y efectiva fórmula, herbolaria que desde tiempos pretéritos viene demostrando tan buenos resultados para equilibrar el yin y el yan, alcanzar la armonía cuerpo-mente y hacer fluir la energía  universal entre pecho y espalda y/o desde la cabeza a los pies: "resina, ajo y agua"....y si este remedio no consigue hacer que su alma alcance el consuelo que necesita y la paz que se merece, entonces lo mejor que puede hacer es irse a consolar, musicalmente, a su entero gusto y completa satisfacción en las incontables ofertas gratuitas de Goear, Groveshark, Spotify o/y YouTube.


 

Mis dinosaurios favoritos del Cretácico medio:


Madness: Our House

- The Beatles. Here comes the sun 
- Santana: Samba pa ti
- John Lennon: Imagine 

- Vangelis: Chariots of Fire 
- Jean-Michel Jarre: Oxygene 2
- Mike Oldfield: Tubular bells
- The Police: Message in a Bottle

- Bob Marley: Is this Love

- Richard Clayderman:  

 

Mis dinosaurios favoritos del Cretácico superior:


- Dire Straits: Money For Nothing

Kitaro: Silk Road 

- Craig Chaquico: Dreamcatcher

- Loreena McKennitt: Blacksmith
Enya: Caribbean Blue

- Mark Knopfler: Sultans of Swing

- Eric Clapton: Tears in Heaven

 

....Y esto es todo, por hoy, amig@s, conocid@s y desconocid@s que por aquí habéis pasado..
En el próximo aniversario ya no aparecerán s dinosaurios musicales, por haberse extinguido en el Límite K-T. Pero no preocuparse que con el fin de los dinosaurios empieza el reinado de los mamíferos y ya iremos encontrando cuadrúpedos y bípedos que nos ayuden a organizar la muestra musical